«Dejé de trabajar cuando nació mi primer hijo. Fue una decisión voluntaria pero lo hice por necesidad». Cinco de cada diez mujeres andaluzas renuncian a su carrera al convertirse en madres. La conciliación familiar y laboral continúa siendo una utopía para muchas mujeres como Patricia.

La crisis del coronavirus ha agravado una situación que ya venía siendo alarmante, la de la conciliación. El 50% de las mujeres andaluzas habría decidido aparcar o ralentizar su vida laboral para dedicarse al cuidado de sus hijos e hijas. Así se desprende del estudio ‘Conciliar en Andalucía’, elaborado por la asociación malagueña Yo No Renuncio -del Club de Malasmadres- para la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.

Este informe fue realizado durante la segunda ola del coronavirus y evidencia cómo la crisis de Covid-19 está haciendo mella en uno de los grupos sociales más castigados de la sociedad, el de las madres trabajadoras, algunas de las cuales se ven obligadas a reducir su jornada laboral. Les es imposible crecer profesionalmente, lidian con la pérdida de responsabilidades tras la maternidad o son víctimas de discriminación por parte de algún miembro del personal de su empresa. Al ser preguntadas, un 73% de mujeres andaluzas aseguró que su vida laboral se había visto afectada por el hecho de ser madre.

Siete de cada diez mujeres hubieran tenido más hijos si contaran con medidas de conciliación

El 43% interrumpe su jornada laboral cuando es necesario ponerse al frente del cuidado de sus hijos

El informe ‘Conciliar en Andalucía’ evidencia, además, que el 33% de las mujeres andaluzas que trabajan por cuenta ajena no cuentan con ningún tipo de medida que facilite los usos del tiempo y facilite la conciliación.

Mónica es autónoma y tanto ella como su marido trabajan fuera de casa: « Soy dueña de una papelería y madre de tres hijos. Cuando nadie puede hacerse cargo de ellos, no tengo más remedio que cerrar mi negocio». Para esta malagueña, conciliar su vida laboral con la familiar supone un reto al que hacer frente cada semana. Como ella, el 43% de mujeres andaluzas interrumpe su jornada laboral cuando es necesario ponerse al frente del cuidado de los hijos. Solo en el 8% de los casos esta misma acción es realizada por los padres.

Del mismo modo, el 92% de las excedencias por cuidado del menor son cogidas por mujeres. Es por ello que las participantes en la muestra de este estudio reclaman una mayor flexibilidad horaria y permisos laborales si deben quedarse en casa al cuidado de sus hijos. Además de apoyos formales por parte de la administración para el cuidado de menores. «Necesitamos flexibilidad de entrada y salida. A veces no llegas por unos minutos y te ves obligada a pagar comedor o extraescolares», manifiesta una de las encuestadas.

Baja natalidad

«La sociedad confunde el hecho de tener menos hijos con una cuestión de egoísmo o cambio de valores. Detrás de esta decisión hay una situación de discriminación y precariedad laboral que hace que la mujer se vea empujada a renunciar a tener más hijos de los deseados», apuntan desde Yo No Renuncio.

La natalidad se desploma a nivel nacional. Durante los meses de diciembre y enero, la caída fue del 21%, con respecto al año anterior. En Andalucía, la media de hijos se encuentra en un 1,30, mientras que la provincia de Málaga reflejó un descenso del 15% en natalidad durante el pasado mes de enero.

«La caída no está vinculada al menor deseo de tener hijos sino a barreras externas», exponen desde esta asociación. Si bien es cierto que la crisis de Covid-19 ha repercutido directamente en este hecho, según los expertos, la falta de ayudas que faciliten la conciliación sería una de las primeras causas de la baja natalidad en el país. Siete de cada diez mujeres fueron contundentes en sus respuestas, hubieran tenido más hijos si contaran con medidas de conciliación.

«La maternidad no puede suponer una interrupción de la carrera profesional de las mujeres. El Estado debe proteger a sus mujeres y debe haber leyes que las amparen», expone María Adela Zafra, secretaria de Igualdad y Políticas Sociales de UGT. Desde el sindicato exigen permisos retribuidos para el cuidado familiar, con el fin de evitar el abandono temporal del empleo. Además, Zafra solicita la colaboración de las administraciones públicas para afrontar la tarea de aplicar la normativa vigente en igualdad salarial, «lo que sin duda contribuirá a reducir y eliminar la brecha que sufren las trabajadoras».

Plan de Familias

El Plan de Familias de Andalucía se encuentra actualmente en fase de elaboración y será la base sobre la que se asiente la Ley de Familias de Andalucía, en desarrollo a día de hoy. La secretaria general de Familias de la Junta de Andalucía, Ana Mata, destaca que este plan incluye una línea destinada a medidas que faciliten la conciliación y corresponsabilidad, « un eje prioritario para la Junta de Andalucía».

En esta misma línea, la asociación 'Yo No Renuncio' recomienda repensar las medidas de conciliación y pone el foco directamente en las empresas. La asociación incide en la necesidad de llevar a cabo campañas de corresponsabilidad que, mediante talleres de sensibilización, «demuestren las ventajas de mejorar sus políticas de conciliación».