La Encuesta de Población Activa (EPA) está ofreciendo en los últimos meses resultados llamativos en el caso de Málaga, quizá debido a que la pandemia está dejando realidades laborales difíciles de precisar para las variables que usa el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, tras una oleada de cierre de 2020 que dejó, de forma muy desconcertante, datos muy positivos (se daba a la provincia más empleo que antes de que estallara el coronavirus), la EPA del primer trimestre de 2021, publicada este jueves, ha traído ahora la peor evolución a nivel provincial de caída de ocupados y subida de paro de toda España. De cualquier forma, queda claro que la crisis del coronavirus se está cobrando un duro peaje laboral en Málaga, que ha perdido en un año 29.100 empleos (se queda con 610.400, tras perder un 4,5%) y ha visto cómo el paro subía en 22.500 personas, colocando el total en 176.400 (el aumento es del 14,6%) . Y eso sin contar que hay cerca de 34.000 personas que siguen incluidas en ERTE pero que, pese a su situación, siguen siendo contabilizados estadísticamente como ocupados y no como parados.

La tasa de paro en Málaga es ahora del 22,42%, tres puntos por encima de la del primer trimestre de 2020 (19,40%).

Los datos del primer trimestre de este año, marcados por la tercera ola de la pandemia y, por tanto, con restricciones de horario y aforo en los establecimientos comerciales, han supuesto un jarro de agua fría, aunque como se ha comentado, conviene ser cautos en cuanto a ellos debido a las singularidades que está motivando la pandemia en la recogida y clasificación de datos para la EPA. Así, a Málaga se le otorga un drástico descenso de 42.200 ocupados y un incremento de 20.100 parados entre enero y marzo, niveles que la dejan, en lo negativo, muy destacada del resto de provincias. Baleares y Cádiz, que le siguen, en caída de empleo, se mueven en algo más de 21.000, mientras que en paro, Sevilla es la segunda de España que más desempleo ha sumado, pero con un incremento de 11.600.

Por sectores, la caída de ocupados en el primer trimestre de 2021 se concentra en los servicios, que pierden 22.700 (de 542.800 a 520.100), mientras que la agricultura cae en 10.500 (de 27.500 a 17.000) y la construcción baja en 9.800 (de 57.600 a 47.700). La industria es el único segmento que mejora algo (pasa de 24.800 a 25.600, con una ganancia de 800).

La EPA también da constancia de un descenso de 22.200 personas en la población activa de Málaga, que se queda ahora con 786.700 personas. La cifra de inactivos, por contra, sube en 20.600 y llega a los 620.200. Casi toda el aumento es de inactivos que no mencionan ninguna situación de inactividad y declaran estar buscando empleo o trabajar.

El propio INE, por otro lado, reconoce que en este trimestre se ha producido un incremento de los flujos hacia la inactividad, tanto desde la situación de ocupado como de parado. Las restricciones de movilidad por la evolución de la pandemia explicarían, al menos en parte, estos movimientos, ya que hay parados que no han podido buscar empleo por estas circunstancias.

Las reacciones a los datos de la EPA en Málaga entre sindicatos y empresarios fueron, lógicamente de pesadumbre. La secretaria de Empleo y Formación de CCOO de Málaga, María José Prados, dijo que hay que configurar un nuevo modelo productivo, «porque el actual dependiente del turismo y de los servicios no puede absorber la realidad laboral de la provincia». Para ello, solicitó que se aproveche la llegada de los fondos europeos «para la reactivación económica que necesita Málaga». Según Prados, alrededor del 50% de las personas paradas son jóvenes, personas que buscan su primer empleo o que llevan más de un año paradas. 

Por su parte, la secretaria de Empleo y Formación de UGT, Leonor Gálvez, habló de «emergencia» y recordó que la tasa de paro en Málaga está seis puntos por encima de la media nacional. «Esto sigue dejando de manifiesto la precariedad del mercado laboral, la dependencia del turismo y lo que ha supuesto la pandemia en el débil mercado laboral de la provincia», expuso.

La Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) pidió «generar un marco propicio para la reconstrucción económica». «Resulta perentorio aplicar todos los instrumentos a disposición de las empresas, sean económicos, fiscales u organizativos, para mantener el empleo y su capacidad productiva frente la pandemia, aún por controlar», señaló.

Andalucía ha perdido 54.900 empleos en un año

El mercado laboral andaluz perdió 30.800 empleos (1%), aunque se mantuvo por encima de los tres millones de ocupados (3.052.300), durante el primer trimestre del año 2021, que coincidió con la tercera ola de la pandemia del coronavirus y, por tanto, con restricciones de horario y aforo en los establecimientos comerciales.

Sin embargo, el paro se redujo en Andalucía en 19.300 personas en el primer trimestre en comparación con el trimestre anterior hasta elevarse el total a 887.900, el 22,54% de la población activa, debido a la fuerte bajada del número de personas activas en 50.100, un 1,2%, es decir, aquellas personas que en edad de trabajar no tienen un empleo o lo están buscando, hasta situarse en los 3.940.200.

En este sentido, el secretario general de Empleo y Trabajo Autónomo de la Junta, José Agustín González, explicó que el descenso del paro en el primer trimestre no es «real», ya que se debe a los cambios en la metodología de la EPA que califica a muchos parados que buscan empleo como inactivos, lo cual provoca «dificultades para reflejar la situación económica excepcional generada por la pandemia».

Según la EPA, en un año el desempleo aumentó en Andalucía en 51.300 personas, un 6,1% y se destruyeron 54.900 puestos de trabajo, un 1,7%, en un contexto marcado por la pandemia del coronavirus.

Por provincias, Cádiz acumula la mayor tasa de paro, con el 27% y 150.600 desempleados en el primer trimestre del año; seguida de Sevilla, con un 23,8% y 219.600 personas en desempleo; de Granada, con un 23,3% y 101.400, y de Málaga, con un 22,4% y 176.400.

Cuentan con tasas de paro en torno al 20% Córdoba, con 74.600 desempleados; Huelva, con 47.900, y Jaén, con 55.900, mientas que Almería tiene la menor tasa de desempleo de la comunidad, del 17,1% y 61.500 personas sin trabajo.

En España el número de desempleados disminuyó en el primer trimestre en 65.800 personas y se situó en los 3.653.900 desempleados, lo que rebajó 14 centésimas la tasa de paro, hasta el 15,98%, y el de ocupados descendió en 137.500 personas, hasta los 19.206.800 trabajadores, durante el primer trimestre del año.