El juez decano de Málaga, José María Páez, ha abogado por un "cambio radical" en la Administración de Justicia, al considerar que la situación es "de emergencia", y ha apelado a que no se siga viendo "una Málaga de los años 50 o 60" y que se le dé la importancia que tiene a nivel judicial, estimando que son necesarios 24 unidades judiciales en la capital.

Así, en declaraciones a Europa Press, Páez ha indicado que esta administración "necesita importantes inversiones, un cambio de mentalidad en la manera de gestionar para conseguir la eficiencia en el servicio público que está destinado en definitiva al ciudadano".

"Somos muy pocos jueces, y no lo digo yo, lo dicen las estadísticas oficiales", ha manifestado el juez decano de Málaga, quien ha señalado que "hay que ser realistas, pero no podemos conformarnos y habrá que pedir los juzgados que necesitemos realmente, porque estamos defraudando al ciudadano".

Así, ha considerado necesaria, teniendo en cuenta los datos de asuntos, la creación de 24 unidades en el partido judicial de Málaga, con dos juzgados de Instrucción, tres de lo Penal, ocho de Primera Instancia, contando con uno de incapacidades y otro de familia; dos de lo Mercantil, cuatro de lo Contencioso, cuatro de lo Social y un juzgado más de Vigilancia Penitenciaria.

El juez decano ha indicado que el caso de Málaga "es paradigmático, porque tiene unas características muy especiales y está experimentando un cambio y un desarrollo muy importante", reivindicando "el sitio que nos corresponde, que se nos valore igual que a los demás sin perjudicar a nadie", ha dicho, considerando que, además de que "los datos callan a cualquiera", habría que "tener en cuenta la complejidad" de los procedimientos.

Ha apuntado que en un informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se recoge que los juzgados de Instrucción de Málaga tienen la carga de trabajo "más alta" en comparación con otras ciudades de España, con una media de 149 por ciento, cuando la cifra nacional es del 88,7 y otras ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla, están por debajo, con un 83, un 95 o un 106 por ciento, respectivamente, de carga media de trabajo.

"Queremos que dejen de mirarnos como si fuéramos aún la Málaga de los 50 o 60. Al final tomaremos nuestro sitio, porque esto es imparable; pero nos siguen tomando como una provincia menor dentro de Andalucía y también en comparación con el resto de España", ha manifestado, apuntando que "ser juez en Andalucía es un gran sacrificio".

En cuanto a personal de funcionariado, ha valorado los planes de refuerzo de la Junta, aunque ha apuntado que "sin los jueces no se pueden resolver los asuntos, por lo que igual este esfuerzo no es tan productivo como sería deseable", lamentando que de esta forma se puede producir "un efecto embudo".

Así, ha instado a realizar una buena planificación y ha apostado por que se haga una reorganización de las plantillas "para evitar duplicidades y tengan una dimensión correcta, porque hay juzgados donde faltan funcionarios y otros donde sobran".

Infraestructuras y nuevas tecnologías

Sobre las infraestructuras, el juez decano ha puesto de manifiesto las dificultades de la Ciudad de la Justicia de la capital, a pesar de ser "el edificio más grande de la Administración Autonómica Andalucía hace 12 años", para albergar los nuevos juzgados que se crean en los últimos años "por falta de espacio".

Por esto, ha apostado, como también recoge la última memoria del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), por replantearse la situación de las infraestructuras en Málaga, con el estudio, diseño y construcción de nuevos edificios que sí tengan una previsión de crecimiento.

Páez también ha incidido en su análisis en que el teletrabajo con motivo del estado de alarma por el coronavirus "no nos pilló preparados con los medios técnicos necesarios", pero es algo que "ha irrumpido para quedarse".

Así, ha asegurado que se están dando los pasos "en buena dirección, con reformas como la del sistema Adriano, pero aún son proyectos", apuntando que el proceso de digitalización "no se puede hacer de la noche a la mañana y va a requerir un esfuerzo no solo a nosotros sino a todos los operadores jurídicos".

"Las cifras de inversión que se dan en este sentido son importantes, pero a lo mejor se quedan cortas para las necesidades que tenemos, porque nosotros debemos tener como horizonte equipararnos en niveles de eficiencia a la Agencia Tributaria o a la Seguridad Social", ha apuntado, para lo que ha abogado por una regulación de estos sistemas tecnológicos.

Así, ha dicho que los jueces son "muy partidarios de las nuevas tecnologías, no hay resistencia al cambio; al revés, estamos deseando que estas tecnologías lleguen y se utilicen, pero con el respecto a la ley y con una regulación adecuada para dar todas las garantías". "En unos años estará totalmente desarrollado y funcionando, pero todavía no", ha concluido.