Con 36 años de historia, AGAMMA pone en valor el gran valor gastronómico de la leche de cabra y de los quesos surgidos de ella.

Cómo comienza la historia de AGAMMA?.

Empezamos hace ya 36 años, en 1985, con la unión de varios ganaderos para la recogida y venta de leche de cabra. Cinco años más tarde ya decidimos dedicarnos también a la venta de queso, para dar a la leche un valor añadido. Utilizamos la leche para obtener productos que eleven la caliad de la leche de nuestros productores.

¿Cuáles son los elementos distintivos de vuestros quesos?

La leche viene de cabras que se alimentan en los Montes de Málaga, donde hay mucha hierba aromática y pasto mediterráneo, lo que redunda en la particularidad del sabor de nuestros quesos.

¿Cuántos asociados tiene AGAMMA?

En la actualidad 220 socios con unas 50.000 cabezas de ganado en total. En AGAMMA nos ocupamos del control veterinario de los rebaños y de que se cumplan los estándares de calidad que hemos determinado.

¿Cuántos quesos comercializan en la actualidad?.

Ahora estamos llevando seis quesos diferentes. Desde el fresco, hasta los dos más madurados, los que llamamos quesos gourmet que van macerados en aceite de oliva, uno está hecho de leche pasteurizada y el otro con leche cruda. Luego tenemos el semicurado y el curado y el Reserva natural, que lo hacemos también con leche cruda.

Cómo es la distribución de vuestros productos?

Abarcamos todas las tiendas de barrio de toda la provincia de Málaga, grandes superficies como son Lidl (que lo reparte por toda España), Carrefour, Carrefour Costa del Sol y Grupo Más. Además los distribuimos por Córdoba y a través de la venta online en nuestra página web (www.agamma.es). Ahora estamos en unos 20.000 quesos a la semana de producción.

¿Cómo es el proceso de elaboración de los quesos?

Recepcionamos la leche de los ganaderos en nuestras instalaciones; luego se la somete a un exhaustivo proceso microbiológico para que esa leche pueda entrar en fábrica. Después se pasa a la pasteurización, para posteriormente ir al llenado (granulado del queso) y luego un prensado que se deja en Salmuera, más o menos tiempo dependiendo si queremos un queso más fresco, una o dos horas en el saladero o más curado, hasta 17. Tras esto el queso se va a la cámara de maduración en la que puede estar un tiempo de mes y medio de diferencia si lo queremos curado o semicurado. Pasado este tiempo, se corta, se envasa y se vende.

Además, qué mejor muestrade vuestra calidad que los premios recibidos .

Sí, por ejemplo, al emborrizado en aceite de oliva virgen extra verdial y salvado de trigo ha sido medalla de plata en el World Cheese Awards, el concurso más importante que se celebra en el mundo quesero.