El Grupo Unicaja Banco ha anunciado este miércoles un beneficio neto de 43 millones de euros al cierre del primer trimestre de 2021, después de destinar de forma extraordinaria otros 25 millones a la cobertura del potencial impacto económico de la pandemia. El resultado (que, sin las citadas provisiones extraordinarias, habría alcanzado los 53 millones) se sitúa un 7,4% por debajo del mismo periodo del pasado año, cuando se lograron 46. Las dotaciones desde el pasado año motivadas por la irrupción del coronavirus suman ya 225 millones.

"En el incierto contexto económico provocado por el Covid-19, Unicaja Banco continúa en 2021 primando el fortalecimiento de su buena posición de partida, realizando, por un lado, nuevas dotaciones extraordinarias, orientadas a la cobertura adicional de los impactos que la evolución de la pandemia pueda tener sobre su cartera de crédito", ha comentado la entidad malagueña, que ha resaltado también la "prudente clasificación de operaciones a stage 2 y a dudoso subjetivo que incrementan el coste del riesgo recurrente, así como con la creación adicional de coberturas extraordinarias que tienen en cuenta las incertidumbres respecto a los impactos de la pandemia". Sin las citadas provisiones extraordinarias, el ROE habría sido del 5,4%.

El principal indicador de la evolución de la rentabilidad del negocio recurrente, el margen básico (margen de intereses más comisiones), ha crecido en términos interanuales un 2,8%. El margen de intereses subió un 3,6%, con una mejora de los costes de financiación tanto minoristas como mayoristas, y las comisiones un 0,9%.

El banco presidido por Manuel Azuaga destaca la disminución en los últimos doce meses de los costes minoristas, derivada del vencimiento de pasivos a plazo de coste elevado, que continuará hasta mediados del presente ejercicio. "Esto ha contribuido a compensar el impacto negativo que la disminución de los tipos de mercado está teniendo sobre los ingresos financieros procedentes del crédito, consolidando así la mejora del margen de clientes registrada en el segundo semestre de 2020", ha señalado.

Adicionalmente, las comisiones registran el citado incremento interanual del 0,9%, impulsadas por el aumento de los ingresos por servicios de cobros y pagos, que compensan la disminución interanual de las comisiones procedentes de la comercialización de productos financieros no bancarios, que fueron extraordinariamente altas en el primer trimestre de 2020.

Según Unicaja, la contención de costes "sigue siendo uno de los pilares de la gestión del banco", con una reducción de los gastos de explotación de 9 millones de euros (-6,1%) en relación con el mismo período de 2020. Eso ha permtido a la entidad mejorar de su resultado básico (margen intereses más comisiones menos gastos de explotación) en un 27,8% en términos interanuales, pasando de 53 millones en el primer trimestre de 2020 a 68 millones de euros en este ejercicio.

Por otro lado, y "a pesar del retraso de la recuperación económica tras la pandemia", Unicaja Banco ha continuado reduciendo sus activos no productivos (NPAs) e incrementando al mismo tiempo su alto nivel de las coberturas.

La situación de liquidez como la de solvencia han continuado mejorando respecto al mismo período del ejercicio anterior, situando la ratio Loan to Deposit (LTD) en el 64,2%, mientras que las ratios de capital CET1 y de Capital Total ascienden a 16,5% y 18,01%, respectivamente, aumentando el exceso de esta última frente a los requerimientos SREP hasta los 1.283 millones de euros.

En este escenario, Unicaja Banco destaca su "apoyo y respuesta" a las necesidades de particulares, empresas y autónomos, y en especial a los colectivos más vulnerables, adoptando medidas y soluciones flexibles, participando en la aplicación de las iniciativas del Gobierno y en las sectoriales, y desarrollando medidas propias Hasta el momento, la entidad ha aprobado más de 13.000 solicitudes de préstamos con aval ICO de autónomos y empresas, por un límite cercano a los 1.000 millones de euros, y tramitado más de 24.000 solicitudes de moratoria, tanto legales como sectoriales, sobre préstamos hipotecarios y personales, que afectan a un volumen actual de crédito de aproximadamente 860 millones, de los que mantienen vigente su moratoria únicamente en torno a 580 millones.

Impulso de la actividad comercial: crece el crédito y la captación de recursos de clientes

La actividad comercial del grupo "continúa mejorando trimestre a trimestre desde la irrupción de la pandemia". Unicaja Banco ha destacado el aumento del 38% registrado en este trimestre e nuevas operaciones de préstamos en el sector privado: tanto en particulares, donde con un aumento del 39%, se alcanzan niveles de producción trimestral máximos de los últimos dos años, como en empresas, con un crecimiento del 36%, y donde se supera en un 88% la producción media del segundo semestre de 2020, pero sin alcanzar los niveles pre-Covid.

Este aumento de la producción ha permitido registrar un ligero incremento neto (0,1%) en el saldo de crédito no dudoso (performing) del sector privado con respecto al cierre de 2020, mientras que el total crédito no dudoso a clientes se mantiene en los mismos niveles que a finales del año pasado.

Por otro lado, los recursos de clientes han registrado un nuevo incremento, del 1,3%, en el primer trimestre de 2021, lo que ha elevado la variación interanual al 9,6%. Los aumentos se producen tanto en los depósitos en balance (1,4% en el trimestre y 9,8% interanual) como en los captados mediante productos de fuera de balance y seguros (0,8% en el trimestre y 8,9% interanual). Por productos, destacan los aumentos en Administraciones públicas (4,2% en el trimestre y 15,6% interanual), en las cuentas a la vista del sector privado (2,3% en el trimestre y 16,5% interanual) y en fondos de inversión (2,9% en el trimestre y 13,9% en el conjunto de los doce últimos meses

Por otro lado, la entidad sigue reduciendo "de manera sostenida" sus activos no productivos -NPAs- (dudosos más adjudicados inmobiliarios), si bien con una ralentización respecto a períodos anteriores. Con una disminución de 17 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio, la reducción acumulada en los últimos doce meses se eleva a 208 millones (un 8,4%), con bajadas del -11,3% en los activos dudosos y del -5,1% en los adjudicados.

El saldo de activos dudosos del Grupo, a cierre del primer trimestre de 2021, se sitúa en 1.184 millones, y el de inmuebles adjudicados en 1.072 millones. La caída de dudosos en los últimos doce meses se traduce en una bajada de la tasa de morosidad de 0,5 puntos porcentuales (p.p.), hasta situarse en el 4,2%.

Además, se destaca el "sustancial incremento" de los ya elevados niveles de cobertura. Así, la ratio de cobertura de NPAs se ha incrementado en 6,8 p.p. desde el mismo trimestre del año anterior y en 0,7 p.p. en el último trimestre, para situarse en el 65,9%. Ese crecimiento se debe fundamentalmente "a las dotaciones extraordinarias realizadas para anticipar las previsibles consecuencias negativas de la pandemia en la calidad de los activos, así como a una política prudente de reconocimiento de dudosos subjetivos y reclasificaciones a stage 2".

En consecuencia, el saldo de activos no productivos, netos de provisiones, con un importe de 769 millones de euros, representa únicamente un 1,2% de los activos del Grupo, a cierre del primer trimestre de 2021, reduciéndose -0,6 p.p. en los últimos doce meses.

Niveles de solvencia y liquidez

En términos de solvencia, al cierre del primer trimestre de 2021, el Grupo Unicaja Banco ha reforzado su situación, presentando una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET-1) del 16,5%, y de capital total del 18,0%, situadas ambas entre las más elevadas del sector, y con un incremento en relación con el mismo período del ejercicio anterior de 1,1 p.p. y 1,2 p.p., respectivamente. Esto tiene como consecuencia un incremento del exceso sobre los requerimientos SREP de capital total hasta los 1.283 millones de euros.

En términos de fully loaded (según el cómputo una vez finalizado el período transitorio para la aplicación de la normativa de solvencia), Unicaja Banco cuenta con una ratio CET-1 del 15,1%, y de capital total, del 16,7% que también experimentan incrementos en relación con el mismo período del año anterior, de 1,0 p.p. y 1,1 p.p., respectivamente. 

Los positivos niveles de cobertura, de solvencia y de calidad del balance se reflejan, asimismo, a través de una nueva mejora de la ratio Texas (indicador que mide el porcentaje que representan los activos dudosos y adjudicados respecto del agregado de capital y provisiones de dudosos y adjudicados), que se sitúa a finales de marzo de 2021 en el 42,8%, mejorando 3,1 puntos porcentuales en términos interanuales.

Por otro lado, Unicaja Banco mantiene unos "sólidos" niveles de liquidez, así como un elevado grado de autonomía financiera. En este sentido, los activos líquidos disponibles (deuda pública en su mayor parte) y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevan, a marzo de 2021, a 17.395 millones de euros, lo que representa un 26,6% sobre el balance total del Grupo.

Asimismo, los recursos de clientes con los que se financia la entidad superan ampliamente su inversión crediticia, como refleja la relación de los créditos sobre los depósitos (Loan to Deposit, LTD), que se sitúa en el 64,2%. Por último, la ratio regulatoria LCR, que mide el volumen de activos líquidos disponibles que tiene la entidad, sobre las salidas netas de fondos de los próximos 30 días, se sitúa a marzo de 2021 en el 286%, equivalente prácticamente a tres veces el límite regulatorio, establecido en el 100%.

"Los excesos de capital y de liquidez existentes continúan situando a Unicaja Banco en una sólida posición para afrontar las incertidumbres que continúa planteando la evolución de la pandemia y permite a la entidad seguir jugando un papel relevante en el apoyo a sus clientes", ha asegurado.

Avances en el proceso de fusión

Por su parte, la asturiana Liberbank, que previsiblemente vea culminada su absorción por par te de Unicaja antes de verano, incrementó un 16,8% su beneficio neto en el primer trimestre de 2021, hasta 23 millones de euros, tras destinar otros 38 millones de euros a saneamientos de crédito.

Ambas entidades confirmaron ayer que la recepción de las aprobaciones regulatorias está prevista para el final del segundo trimestre o principios del tercero. "Si todo avanza según lo esperado, publicaremos los resultados de la primera mitad del año como un único banco, aunque esto está condicionado a la recepción de todas las autorizaciones", ha explicado el director financiero de Unicaja Banco, Pablo González.

Atendiendo a los datos presentados este miércoles, Unicaja Banco y Liberbank suman un total de 9.742 empleados (3.767 de Liberbank y 5.975 de Unicaja Banco) y 1.464 oficinas (575 de Liberbank y 889 de Unicaja Banco).

González ha declinado ofrecer detalles sobre el posible ajuste de oficinas y empleo tras la absorción de Liberbank y dijo que será tras la recepción de las autorizaciones regulatorias cuando esté en disposición de explicar en detalle "los impactos finales" de la operación, negociando las posibles medidas que afecten a la plantilla con los representantes de los trabajadores.

Las Juntas Generales Extraordinarias de Accionistas de Unicaja Banco y Liberbank aprobaron el pasado 31 de marzo la operación de fusión por la cual Unicaja Banco absorberá Liberbank, al tiempo que la primera dio el visto bueno, asimismo, a la composición del nuevo Consejo de Administración tras la fusión, que contará con 15 miembros. El respaldo de los accionistas de ambas entidades, que se produce dentro del calendario previsto y tras la formulación del Proyecto Común de Fusión por los Consejos de Administración de los dos bancos el 29 de diciembre de 2020, supone un avance decisivo en la operación, de la que resultará el quinto banco español por volumen de activos.

En relación con el calendario del proceso, tras la aprobación por parte de las juntas de accionistas de las dos entidades, la operación queda sujeta a la obtención de las autorizaciones regulatorias preceptivas, lo cual se espera que suceda a finales del segundo trimestre, o principios del tercero, de este año, como ya se anunció. Una vez cumplidas las condiciones suspensivas, y formalizada la fusión, se materializará el canje, y se iniciaría la fase de integración operativa de las dos entidades.

Asimismo, las Juntas Ordinarias de Accionistas de las dos entidades aprobaron también el pasado 31 de marzo sus respectivas cuentas de 2020, la gestión de los Consejos de Administración y el reparto de dividendos, dentro del marco de las recomendaciones del supervisor, ante la calidad de balance y la posición de solvencia de Unicaja Banco y de Liberbank.

En concreto, la Junta Ordinaria de Unicaja Banco aprobó llevar a cabo una distribución de dividendo por 16,91 millones de euros, estructurada en dos tramos (uno de 11,54 millones pagadero con carácter previo a la inscripción de la fusión, y otro de 5,36 millones, con posterioridad a esta). Por su parte, la Junta Ordinaria de Liberbank acordó un reparto de dividendos con cargo al resultado del ejercicio 2020 por importe de 7,86 millones de euros.