Pese a la bajada generalizada del 18% que han registrado ventas de viviendas por la pandemia, Málaga continúa siendo uno de los principales focos de actividad del mercado inmobiliario español debido, sobre todo, a las compras correspondientes a las nuevas promociones de viviendas acabadas en los últimos meses tanto en la capital como en distintos puntos de la Costa del Sol. Así lo recoge el último informe trimestral del Colegio de Registradores, que analiza el periodo comprendido entre el 31 de marzo de 2020 y el 31 de marzo de 2021 (es decir, prácticamente desde la irrupción del coronavirus) y que revela que la provincia malagueña fue, con 6.319 operaciones en ese periodo, el tercer polo español en venta de viviendas nuevas tras Madrid (más de 18.000) y Barcelona (7.862). Estas casas permitieron además, con sus altos precios, mantener el nivel medio de los precios en el marco de la pandemia.

El estudio, publicado ayer, certifica que la caída de las ventas de viviendas en Málaga se ha centrado en el último año en el segmento de la segunda mano (baja un 27,5%, con casi 17.200 operaciones), mientras que la nueva construcción aumenta sensiblemente sus cifras (un 26,2% hasta las citadas 6.319). Así, la segunda mano sigue dominando el mercado, con un 73% de las más de 23.500 ventas totales que acumuló la provincia de Málaga, aunque su peso es ya menor al de ejercicios anteriores, cuando se movía entre el 85% y el 90%.

En cuanto a los precios, la tónica es similar. El valor de la vivienda se estancó en los doce meses analizados, con una subida mínima del 0,9% y un precio de medio de 2.010 euros el metro cuadrado a cierre del prime trimestre de 2021. Sin embargo, el análisis por tipo de vivienda deja claro comportamientos contrapuestos: la vivienda nueva registró una subida interanual del 8,7% y alcanzó los 2.305 euros mientras que la usada bajó un 1,8% y se situó en 1.903 euros.

El Colegio afirma que el cambio de preferencias del demandante de vivienda por causa de la pandemia (buscando un producto más ajustado a las características actuales de mayor superficie interior y exterior, un mayor protagonismo en la vivienda unifamiliar, así como una pérdida de relevancia del factor localización) explican en parte el tirón de la vivienda nueva, «que es la única con capacidad de modificar dichas características con respecto al producto existente».

Los registradores recuerdan además que esta modalidad de vivienda viene condicionada por acuerdos de compraventa previos a la formalización de la escritura pública y su inscripción registral. Por tanto, la dinámica de ese segmento de mercado se ha visto menos afectada por la coyuntura de los últimos meses.

En el pelotón de cabeza

Sumando tanto vivienda nueva como segunda mano, las provincias españolas que han registrado un mayor número de compraventas de vivienda durante el último año han sido Madrid (60.167), Barcelona (44.099), Alicante (27.607), Valencia (23.823) y Málaga (23.518).

Por precios, los mayores valores se dieron en Gipuzkoa (3.263 euros el metro), Madrid (2.829), Bizkaia (2.699), Baleares (2.607), Barcelona (2.562), Álava (2.119) y Málaga (2.010).

En el caso de Málaga capital, los precios se movieron en una media de 2.189 euros el metro, con un aumento del 13,6% respecto al periodo anterior. A nivel nacional, los mayores importes medios durante los últimos doce meses en las capitales españolas se registraron en San Sebastián (4.722), Barcelona (4.157), Madrid (3.528) y Palma de Mallorca (2.719).