La Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) ha celebrado este martes de forma telemática su asamblea general ordinaria en la que se ha analizado las principales claves empresariales del ejercicio 2020, dominado por el impacto del coronavirus, y se han planteado líneas de actuación para el futuro de la organización. El presidente de la CEM, Javier González de Lara, ha afirmado que la crisis sanitaria del Covid-19 golpeó en un momento en el que la economía malagueña "mostraba un restablecimiento socioeconómico muy razonable" y ha asegurado que la empresa ha venido funcionando durante la pandemia "como un auténtico escudo social".

El reponsable de la patronal malagueña ha recordado que la trayectoria al alza de Málaga, caracterizada por la recuperación del empleo, el impulso turístico, el incremento de las exportaciones o el liderato en creación de empresas en Andalucía, se vio truncada en el primer trimestre de 2020 por la emergencia sanitaria. "En este contexto, la capacidad de respuesta de las empresas malagueñas y andaluzas ha quedado claramente demostrada, así como su compromiso social y su voluntad de diálogo", ha afirmado González de Lara, para quien los empresarios han ejercido como "los sanitarios de la economía".

La asamblea de la CEM ha aprobado además el nombramiento de un nuevo vicepresidente de CEM, Juan Manuel Rosillo, presidente de la Asociación provincial de Constructores y Promotores (ACP), que se suma a los otros tres vicepresidentes de la organización: Natalia Sánchez, Jerónimo Pérez Casero y Sergio Cuberos. A su vez se ha producido una nueva incorporación al comité ejecutivo: la de José Luque, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), que sustituye a Luis Callejón.

González de Lara,también presidente de la andaluza CEA y vicepresidente de la CEOE, ha advertido de que, para "volver a la normalidad de siempre", no será suficiente con la suma de esfuerzos del tejido productivo sino que será necesario, más que nunca, "poner a la empresa en el centro de las políticas económicas y sociales". A su juicio, hacen falta ante todo "certeza económica, certidumbre jurídica y racionalización normativa, o lo que es lo mismo: estabilidad institucional y entornos de confianza".

La CEM se ha referido también a las "preocupantes" cifras de paro juvenil y a la necesidad de "optimizar" los Fondos Europeos de Recuperación. En referencia a estos últimos, ha destacado la importancia de "aprovechar la oportunidad que representan", reclamando más inversiones para la provincia de Málaga y reivindicando un sistema de equidad en la financiación autonómica.

Además, ha reflexionado acerca de las reformas necesarias para superar la crisis post-Covid. Entre ellas, ha citado corregir las "deficiencias" del mercado laboral, garantizar la sostenibilidad del modelo de pensiones, la reforma integral del sistema tributario y fiscal, implementar medidas efectivas para impulsar el crecimiento empresarial, mejorar la regulación y agilización de trámites administrativos y adecuar la formación a las necesidades actuales de las empresas, con mayor presencia de la innovación y la tecnología.

"Las empresas son hoy día agentes tractores de la sostenibilidad, la inclusión y la igualdad, y es a través de su acción como se canalizan numerosas iniciativas en este sentido, favoreciendo su calado social", ha recalcado González de Lara, que ha estado acompañada en sus intervenciones por Natalia Sánchez.

El presidente de la CEM ha recordado su liderazgo como organización empresarial más representativa en la provincia, integrada por 90 organizaciones empresariales miembros, tanto sectoriales como comarcales y locales, y más de 40.000 pymes y autónomos de la provincia. La asamblea general ha valorado el enorme esfuerzo realizado durante el pasado ejercicio, trasladando información permanentemente a los asociados, resolviendo incidencias y consultas, y revindicando las necesidades empresariales, en cada momento, ante las distintas administraciones. Por ejemplo, se han atendido más de 500 consultas en mayeria de creación de empresas y más de un millar de persona han asistido a los diversos webinars".

González de Lara ha destacado los valores de "pluralidad e independencia" de las organizaciones empresariales, así como "la participación, la voluntariedad y la libertad". "Estamos acostumbrados a que de manera cíclica aparezcan organizaciones que, desde bases meramente ideológico-políticas, impulsan colectivos, foros de opinión y debate, o meras agrupaciones, con la finalidad de ocupar un espacio, que por derecho corresponde a las legítimas organizaciones empresariales, reconocidas por la Constitución Española", ha afirmado.

Para el representante empresarial, "hasta ahora esas opciones no han tenido recorrido suficiente". "Son casi 45 años de Democracia y CEOE y CEPYME han dado sobradas muestras de su fortaleza, porque tienen algo de lo que carece cualquier otra organización: la legitimidad y el apoyo de todos los que creen en la unidad empresarial", ha añadido.

En estas organizaciones a las que pertenece, ha apuntado, constantemente se producen "debates, posibles discrepancias y múltiples consensos en los que siempre triunfa el diálogo, dejando en la puerta populismos y desigualdades". Y ha recordado que seguirán trabajando "por el bien común", desde "la independencia y la libertad de empresa".