La Asociación Provincial de Empresarios Transportistas (Apetam) ha estimado que los costes sobrevenidos por la crisis COVID, en lo que respecta a la limpieza y desinfección de los autobuses escolares en la provincia de Málaga, ascienden a 1.800.000 euros en el curso 20-21.

Así, los empresarios del transporte escolar consideran "que son excluidos de la comunidad educativa, al no recibir ni un tipo de ayuda ni compensación para esta materia, ni para otras relacionadas con las normas y protocolos COVID. Así ocurre, de forma lógica, con los centros escolares, y otras empresas auxiliares como las de catering; pero no con las empresas de autobuses".

Han recordado en un comunicado que los gastos en productos y materiales de limpieza y desinfección, así como en nuevos sistemas de ozono y ventilación, "han disparado los costes de mantenimiento de las empresas".

Por ello, los empresarios piden a la Junta de Andalucía "que incluya una partida que compense a los concesionarios en los nuevos contratos públicos".

Esa compensación, han detallado, "también se ha exigido a las consejerías de Salud y Educación de la Junta de Andalucía, para que asuman el sobrecoste que supone la limpieza de los autobuses escolares, y que le remitan material de prevención de contagio de COVID-19 para el desarrollo de las rutas escolares y la realización de test a los monitores y conductores".

En la provincia de Málaga son más de 100 empresas las que se dedican al transporte escolar, dan empleo a 2.300 trabajadores, con unas 140 rutas escolares, y que desplazan casi a 25.000 alumnos cada día. Cada ruta cuenta al menos con un autobús, "que ha tenido que realizar una limpieza exhaustiva tras cada traslado de los alumnos. Una limpieza que ha obligado a las empresas a comprar productos y maquinaría específica de desinfección, y a contratar horas extras del personal para llevar a cabo esta tarea".

En este punto, han detallado que "el curso escolar son unos 180 días, lo que nos arroja la cantidad de 1.800.000 euros invertidos por las empresas de transporte" en la provincia de Málaga, "que se encuentran al borde de la quiebra, en desinfección y garantizar los traslados de los niños a sus centros escolares. Esta cifra se eleva a los 5,4 millones de euros en toda Andalucía".

El presidente de Apetam, Antonio Vázquez, ha señalado que "no hemos recibido ningún tipo de ayuda en esta pandemia, y ahora tampoco se cumple con nosotros cuando somos concesionarios de contratos públicos".

"Sin ayuda para los gastos obligatorios de desinfección, y sin las indemnizaciones previstas en la ley por la suspensión del curso escolar pasado. El maltrato no puede ser mayor. El autobús también es parte de la comunidad educativa", ha agregado.

De igual modo, ha añadido además que "el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta de Andalucía ya ha dado respaldo legal a la inclusión de esta partida para estos gastos sobrevenidos, como es el caso de desinfección de los vehículos por el COVID".

Los profesionales siguen trabajando para que el transporte escolar llegue a los niveles de calidad que siempre ha tenido en Málaga y piden también "que se abone el total de las indemnizaciones por la suspensión del pasado curso e iniciar una nueva etapa para el curso 2021-2022, todos en igualdad de condiciones y ayudar entre todos a que la recuperación económica sea más palpable".