Los embalses de la provincia de Málaga se encuentran en situación crítica, hecho que se agrava con la llegada del verano. Actualmente, los pantanos de la provincia están a la mitad de su capacidad total de almacenamiento; al 56% de sus niveles, lo que ya supone estar muy por debajo de la situación que presentaban hace justo un año.

"Los datos revelan que este año, está siendo muy seco. Ha llovido un 28% menos que el año anterior", indica Fernado Fernández Tapia, delegado Territorial de Agricultura. 

Actualmente, la capacidad de los embalses de agua es de 348 hectómetros cúbicos (Hm3), frente a los 428,6 Hm3 de capacidad total; esto supone cuatro menos que hace una semana y 80 menos que el año anterior en las mismas fechas. 

El Comité de Gestión del Agua es el órgano encargado de llevar a cabo las lecturas hidrológicas, estudios que comienzan en octubre y se cierran el 30 de septiembre del año siguiente. El fin de este comité es informar sobre el estado de los embalses andaluces, en el caso de Málaga, los sistemas de embalse se dividen en tres, y actúan en diversas regiones provinciales. El embalse de la Concepción, abarca los municipios de Marbella y  Estepona; el Guadalhorce- Limonero, está destinado para abastecer la zona de Málaga capital: y La Viñuela para la Costa del Sol, Axarquía etc.

Los datos revelan que, el pantano de Guadalhorce se encuentra al 42 % de su capacidad; seguido del embalse de Casasola, al 56.40% y del Limonero (este último en la capital) que se encuentran al 55.15%. El de Marbella, en río Grande, es el embalse que presenta mejor situación, al 90% de su capacidad.

Los peores datos son los del embalse de La Viñuela, el de mayor capacidad y que se encuentra "en una situación de riesgo", tal y como ha informado el delegado; ya que está al  31.89% de su capacidad. 

Pero, Fernandéz Tapia asegura que la capacidad de los embalses para el abastecimiento y el riego está garantizada. En el caso Conde Guadalhorce, principal suministrador de la capital de Málaga, sus aportaciones son del 47Hm3 , mientras que para el riego aporta 37,6 Hm3.

Con esta situación, la Junta de Andalucía sigue adelante con su tramitación para el decreto de sequía que establecerá las restricciones que se deben adoptar ante la falta de agua para abastecer a la población así como para el riego del campo. De momento, el decreto está pendiente de su aprobación definitiva: "Los pantanos están en situación de prealerta, si comienza la alerta habría que tomar medidas que se consideren oportunas, aunque la única zona en riesgo es La Viñuela, del que vamos a hacer un seguimiento", dice el Fernández Tapia. 

Y alerta de que "las previsiones no son buenas porque ya no se espera más lluvia, el plan de lluvia que tenemos ya es hasta septiembre. Nos esperan meses de mucho consumo, sin nada de precipitaciones".