La Policía Nacional ha desarticulado una nueva organización dedicada al cultivo de marihuana en diferentes puntos de Andalucía. Asentada en la localidad de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), las actuaciones policiales se han extendido por el municipio malagueño de Alhaurín El Grande, Cabra (Córdoba) y Utrera (Sevilla), puntos en los que han sido detenidas 15 personas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico. En total se han realizado 18 registros que han permitido intervenir un total de 3.400 plantas y 26 kilos de cogollos. El registro realizado en la sucursal malagueña aportó 457 plantas y 56.000 euros en efectivo. Cinco de los arrestados han ingresado en prisión.

La investigación se inició al detectar los investigadores a un grupo dedfficado cultivo indoor de marihuana y a la venta de grandes cantidades de cogollos procedentes de sus plantaciones. Según ha informado la Policía Nacional, la organización tenía dos ramas, cuyo nexo de unión eran sus líderes, los cuales mantenían contacto continuo para tratar temas como la forma de cultivar, el precio de venta en el mercado ilícito o, incluso, la venta de la producción entre ellos mismos. Cada rama estaba formada por ocho y siete personas, cada una con su función claramente definida dentro del grupo.

Las pesquisas revelaron que poseían las grandes plantaciones indoor fuera de Sanlúcar de Barrameda, algunas a cientos de kilómetros para dificultar la vinculación y la investigación en caso de aprehensión por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En las plantaciones siempre había una persona que ejercía las labores propias de cultivo y, una vez crecidas y florecidas las plantas de marihuana, el resto de subordinados se desplazaban para la recolección de los cogollos y su transporte a Sanlúcar. En todas las plantaciones se detectó defraudación de fluido eléctrico.

Los detenidos poseían secaderos de cogollos en habitaciones habilitadas para ello en sus casas, así como envasadoras al vacío para preparar la mercancía para su venta en grandes cantidades. Tenían, además, viviendas donde guardaban exclusivamente el dinero, normalmente custodiado por personas mayores, donde acudían los subordinados y deudores a cobrar su salario, así como centros de almacenaje de toda la infraestructura de cultivos indoor (aires acondicionados, filtros, bombillas, ventiladores, etc.) para recambio en caso de avería o instalación de nuevas plantaciones.

La organización tenía un modus operandi muy marcado, desplazándose siempre en dos o tres vehículos, uno que hacía de lanzadera para detectar posibles controles policiales, y otro que transportaba la droga. Su actividad era constante desde el inicio de la investigación, detectando hasta tres recolectas en cada una de sus plantaciones.

La investigación explotó la pasada semana con 18 registros domiciliarios en varias pedanías de las localidades de Sanlúcar de Barrameda, Alhaurín El Grande, Cabra (Córdoba) y Utrera (Sevilla). Los agentes han desmantelado ocho plantaciones indoor con aproximadamente 3.400 plantas, y dos secaderos de cogollos de marihuana donde se intervinieron 26 kilos. Así mismo, se ha intervenido 300.000 € en efectivo, 4 armas de fuego, 10 vehículos, 3 motocicletas y una ingente cantidad de útiles para el cultivo; lámparas, filtros y aires acondicionados.