16 de julio de 2008
16.07.2008
Punto de vista

´Intolerancia al maquillaje´, por Lucas Martín

16.07.2008 | 21:45

Un mandamás reparte bombones entre unos condenados a muerte y están pasados de azúcar. A un tipo le amputan las piernas y el médico le presta una tirita manoseada por su hijo. No conozco una situación más humillante ni más ampulosamente cínica. Pero se parece demasiado a Los Asperones.

Una pátina de cemento, en medio de la exclusión y la desgana institucional, no es suficiente. Suena a escarnio, sobre todo, si deja entrever las grietas. La realidad de los asentamientos es mucho más que una incomodidad administrativa. Su solución debería ser urgente y va camino de encallarse. Durante años, el Ayuntamiento y la Junta se han echado la pelota encima, y el único capaz de enlodazarse, prácticamente, ha sido el párroco de El Cónsul y su equipo. El hombre dice que está cansado de decir siempre lo mismo, pero no desfallece.

Los Asperones, sus cotas de marginación, su infravivienda, siguen siendo una vergüenza intolerable. Y nadie parece dispuesto a ruborizarse lo más mínimo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine