18 de noviembre de 2009
18.11.2009
Entrevista a Alejandro Grindlay

"La integración del Puerto y la ciudad en Málaga es ejemplar"

El ingeniero de caminos Alejando Grindlay es autor del libro ´Puerto y Ciudad en Andalucía Oriental'

18.11.2009 | 09:23
Alejandro Grindlay presentó ayer su libro.

a integración del Puerto y la ciudad ha sido una quimera para Málaga durante años de interminables discusiones. Pero parece que no ha sido en balde, como defiende Alejandro Grindlay, profesor de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Granada y autor del libro ´Puerto y Ciudad en Andalucía Oriental´, que presentó ayer en el Instituto de Estudios Portuarios junto a Jerónimo Junquera, arquitecto del palmeral del muelle 2, y José Domínguez, consejero delegado de Muelle 1.

¿Qué aborda en su libro?
–Es una parte de mi tesis doctoral, en la que analizo la relación entre los puertos y las ciudades de Andalucía Oriental, como son Almería, Motril y Málaga. Me centro especialmente en esta última porque, por su dimensión histórica, se aprecian todos los procesos por los que pasan las ciudades con mar. Es el paradigma de ciudad portuaria que, en los últimos años, ha puesto en marcha un proyecto ejemplar de integración urbana.

¿Qué cambia para que Málaga deje de vivir de espaldas al mar?
–Es un proceso que ocurre en todas las ciudades portuarias. Hasta los años 60 y 70, estos recintos tenían una función industrial y de transporte. En los años 80, con los cambios democráticos y los nuevos valores ambientales, hay una vuelta al mar. El Puerto se aprecia entonces como una barrera y luego como un espacio de oportunidad para acercarse al mar, en un proceso que se ha dado en todas las ciudades portuarias durante los últimos 30 años.

¿Cómo valora el proyecto de integración del Puerto en Málaga?
–Ha sido fruto de una fuerte discusión durante una década sobre la integración, con una importante participación ciudadana. Eso ha dado lugar a un diseño muy meditado. El acuerdo que se ha conseguido es muy generalizado y creo que el final ha sido muy positivo. La ciudad va a ganar mucho.

El primer modelo de Málaga fue la ordenación del puerto de Barcelona en 1992, que luego ha sido muy criticada y hubo un cambio de orientación.
–Todos los puertos miraron a Barcelona como modelo, pero con el tiempo se vio que tenía una concentración excesiva de usos de ocio que banalizaban el espacio portuario. En el caso de Málaga hay una presencia comercial, pero está muy equilibrada, porque está pensada para darle contenido al espacio libre.

¿Es necesario este uso hostelero y comercial en el Puerto?
–Es necesaria cierta presencia de estos usos y la concentración prevista en el muelle 1 va a ser razonable. No se pueden dejar todos los espacios vacíos, hay que buscar una proporción. Málaga ha conseguido un equilibrio ejemplar, que además se refuerza con la integración de los cruceros, que es un tráfico que equilibra el balance industrial del Puerto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas