18 de mayo de 2010
18.05.2010
Urbanismo

La elaboración del PGOU ha costado más de 8 millones

El nuevo plan urbanístico lleva más de siete años de tramitación plagados de divergencias entre administraciones

18.05.2010 | 02:43
El alcalde y los principales responsables de la redacción del PGOU en agosto de 2008, cuando presentaron el documento antes de su aprobación provisional

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que tramita el Ayuntamiento de Málaga no sólo será el que más tiempo de gestación necesite antes de aprobarse definitivamente sino también el que más dinero costará a las arcas municipales.

La factura que el PGOU le ha supuesto a la ciudad hasta ahora ronda los 8 millones de euros, según el dato que responsables de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga pusieron sobre la mesa en la última reunión celebrada con la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, y altos mandos de este departamento para tratar de desbloquear los temas que impiden cerrar definitivamente la aprobación del citado plan general.

Los ocho millones suponen una cifra muy elevada, de ahí que en esa reunión el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, la usara como elemento de presión para reclamar una rápida solución al PGOU que evite nuevos gastos.

El elevado gasto se debe a los más de siete años que el PGOU lleva en tramitación, ya que durante este tiempo el Ayuntamiento ha debido abonar los honorarios de los arquitectos redactores del PGOU, el alquiler durante varios años de una planta en el edificio de Correos, el pago de los sueldos de los técnicos de Urbanismo que están trabajando exclusivamente en la redacción del PGOU, así como de las muchas horas extras que han realizado. Otra de las facturas destacadas de este PGOU es la destinada al pago de empresas contratadas para realizar planes sectoriales, asistencias técnicas y otras pruebas específicas necesarias, como los estudios de tráfico o el plan director de bicicletas, entre otros A ello hay que sumar los gastos del último año, así como otras facturas que tienen que ver con suministros de papel o de material informático.
La larga tramitación que lleva el PGOU, que ya dura más que la del anterior plan (cinco años), ha provocado que aumenten todas estas facturas. Y es que el futuro plan general inició sus estudios en 2003 cuando comenzaron los trabajos para redactar un primer avance de lo que sería este nuevo plan de urbanismo. Este avance no se presentó hasta julio de 2005 y fue recibido con miles de sugerencias que hubo que contestar. Por ello la aprobación inicial no llegó hasta julio de 2006. A este documento se presentaron 5.500 alegaciones. Todo fue más lento en esta ocasión y la aprobación provisional no fue posible hasta agosto de 2008.

El documento llegó a manos de la Junta con serias divergencias entras ambas administraciones en proyectos centrales como la construcción de viviendas al norte de la ronda Este, el desarrollo urbanístico junto al río Campanillas o qué hacer con los suelos de Arraijanal.

Cuando parecía que el fin estaba cerca, la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo, (Cotua) rechazó su aprobación final y decidió devolver el texto al Ayuntamiento. Todo ello hace que aún siga pendiente un PGOU que reserva suelo para 33.000 viviendas; 3.623.005 metros para zonas verdes; 1.338.440 para equipamientos y 860.904 para vías de comunicación o la construcción de rascacielos en varios enclaves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook