19 de mayo de 2010
19.05.2010

Urbanismo niega la licencia a los dueños del Astoria para poder construir durante dos años

El Ayuntamiento arguye que se ha aprobado una modificación para que los suelos de los cines pasen de residencial a equipamiento

19.05.2010 | 03:48
La manzana con los inmuebles de los dos viejos cines.

La Gerencia de Urbanismo decidió ayer suspender "por un plazo máximo de dos años" la tramitación de la licencia de obras que había solicitado el grupo Baensa para la construcción de un edificio de 45 viviendas y 236 plazas de aparcamientos en los terrenos que ocupan los viejos cines Astoria y Victoria en la plaza de La Merced, según la resolución dictada ayer por el gerente de Urbanismo.
La resolución suspensiva se produjo horas antes de que expirase el plazo de tres meses que tenía Urbanismo para conceder la licencia que Baensa había solicitado el 18 de febrero.
Los responsables del grupo Baensa habían solicitado licencia para construir el edificio de viviendas que inicialmente habían proyectado ante la parálisis de las negociaciones emprendidas con el Ayuntamiento, que había expuesto, por boca del alcalde, el interés municipal en hacerse con los edificios para destinarlos a uso cultural.
Las negociaciones llevan meses estancadas toda vez que el Ayuntamiento carece de recursos económicos para hacer frente al coste de la hipoteca de 15 millones de euros que pesa sobre los inmuebles.
El argumento fundamental que esgrime Urbanismo para suspender la licencia es que un mes después de que Baensa presentara la solicitud de la misma el Ayuntamiento aprobó inicialmente una modificación de elementos del plan especial del Centro que tiene como objeto cambiar la calificación del suelo de los cines Astoria y Victoria de residencial a equipamiento.
A partir de ahí, Urbanismo se limita a recordar que la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) establece que "la aprobación inicial de los instrumentos de planeamiento determinará la suspensión, por el plazo máximo de un año, de autorizaciones de licencias". Y que cuando no se haya acordado previamente la suspensión "este plazo tendrá una duración máxima de dos años".
Por ello, la resolución es no conceder licencia a Baensa por un plazo máximo de dos años.
Esta decisión municipal obligará a los responsable de Baensa a negociar con el Ayuntamiento la solución "cultural" que éste quiere.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook