11 de julio de 2010
11.07.2010
Arquitecto

Moreno Peralta: "Hay que vivir en la ciudad como en el pueblo"

El arquitecto malagueño cree que es preciso volver a las relaciones de proximidad de pueblo para salir de la crisis

11.07.2010 | 13:23

El arquitecto Salvador Moreno Peralta, reconocido con el Premio Nacional de Urbanismo en 1985, ha asegurado que la única manera de salir de la crisis es "vivir el pueblo en la ciudad" y regresar a las relaciones de proximidad propias de las comunidades agrarias, en las que "todo el mundo se conocía".

Según ha manifestado a Efe, para trasladar los estilos de vida del campo a las urbes hay que empezar por acercar el trabajo a la vivienda, mediante el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, con el fin de "evitar desplazamientos inútiles".

Unir los lugares donde se trabaja y se vive evitaría que espacios como los parques tecnológicos o las ciudades universitarias se asemejen a "guetos" sin viviendas, que son "la antítesis de la urbanidad" al no existir en ellos "un espíritu de barrio".

Para el Premio Nacional de Urbanismo, abrir pequeños negocios en los barrios daría lugar a un consumo "más productivo" y con una adecuada relación entre la oferta y la demanda similar al de los pueblos y opuesto al de las multinacionales.

En cuanto a las relaciones personales, ha expresado que "jamás" se había detectado un deseo de contacto real entre la gente como el que hoy se percibe en las redes sociales porque la comunicación virtual "crea necesidad" de una comunicación real.

Al contrario de lo que se suele pensar, la crisis actual radica en el sistema de producción del suelo y no en la falta de capital para hacer funcionar un sistema basado en el "consumo exagerado".

Para el arquitecto, uno de los redactores del Plan General de Ordenación Urbana de Málaga de 1983, el sistema de crecimiento español es "alocado" y ha causado un desarrollo sustentado "en el crecer por crecer", lo que convierte a las grandes ciudades en "insostenibles".

Ha afirmado, además, que España es de los países que más han abandonado el campo, donde "no había que coger un coche para satisfacer las necesidades básicas" y que lo hizo para "ir a la metrópoli a trabajar en el ladrillo".

Con este cambio se dejaron de lado sistemas "ancestrales y artesanales" que, con la aplicación de las nuevas tecnologías, hoy serían "más productivos en su modestia" que la construcción.

Según Moreno Peralta, quien participó en la restauración arquitectónica de la Ciudad Autónoma de Melilla, ha precisado que llevar a la ciudad el estilo de vida del campo no significa "tener una mentalidad pueblerina", ya que el "necesario" arraigo a un lugar no es incompatible con el perfil de la persona cosmopolita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine