30 de julio de 2010
30.07.2010
Sucesos

Un turista muere de un disparo en Benalmádena

Un irlandés de 41 años falleció en plena calle tras recibir un balazo en el costado derecho después de una pelea

29.07.2010 | 02:16
Los disparos se iniciaron en el interior del bar y continuaron en la calle, donde falleció la víctima.

John O´Neill, un turista irlandés de 41 años que disfrutaba de sus primeras vacaciones fuera de su país, murió ayer de un disparo después de participar en una pelea en un bar de Benalmádena. El fallecido, que pasaba unos días en la Costa del Sol junto a su mujer y sus dos hijos, no podrá asistir el próximo sábado a la boda de un amigo para la que llevaba tanto tiempo ahorrando en su Dublín natal.
La Policía Nacional investiga las circunstancias que llevaron ayer a un individuo a marcharse de un bar de copas en plena madrugada en busca de un arma de fuego y regresar para emplearla de la peor manera posible. Su ira se saldó con la muerte de O´Neill, que estaba acompañado por su mujer en el momento de los hechos.
El suceso se produjo sobre las 3.00 horas de ayer en el bar de copas Coco´s, un local frecuentado por turistas y residentes británicos localizado en la avenida Antonio Machado de Benalmádena Costa. Fuentes de la investigación aseguran que el crimen vino precedido por una discusión que comenzó en la zona de los servicios del establecimiento. Al parecer, esa discusión se fue calentando hasta que los empleados decidían intervenir y poner en la calle al individuo que más violento se mostraba en la refriega. La discusión no quedó zanjada. Furioso y ofendido, este hombre se marchaba del lugar para regresar minutos más tarde con un arma de fuego que no dudó en utilizar.

Disparos
Los testimonios de los testigos ayudaban a reconstruir los hechos a los agentes, coincidiendo todos en que el agresor realizó numerosos disparos. Al menos una de las balas alcanzaba a O´Neill en el costado derecho y la víctima apenas tuvo fuerzas para salir del bar y caminar varias decenas de metros hasta que se desplomó en una parada de autobús. Fuentes de este periódico apuntaron que tras disparar también en la calle, el agresor inició su huida. Los testigos llamaban inmediatamente a la Policía Nacional y al servicio de emergencias del 061, aunque éstos últimos sólamente pudieron certificar su muerte y atender a la esposa del fallecido, que sufrió un ataque de ansiedad ante tales acontecimientos.
La Policía Científica localizaba varios casquillos que corresponden a un revólver del calibre 38. Arrancaba una investigación que la policía señalaba a última hora de ayer «bastante avanzada» al creer tener identificado al autor del homicidio.
Desde Dublín, fuentes de La Opinión de Málaga aseguraban que John O´Neill era un ciudadano normal, camarero y yesero de profesión, que se encontraba en la Costa del Sol de vacaciones con su mujer y sus dos hijos. Ni a la policía española ni a la irlandesa les constan ningún tipo de antecedentes delictivos del fallecido.
El suceso se produjo veinticuatro horas después de un brutal episodio de violencia doméstica en el que una británica presuntamente causó la muerte a su marido tras apuñalarlo en el cuello en un apartamento de Torremuelle, en el mismo municipio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine