28 de octubre de 2010
28.10.2010
El largo camino hacia el vertido cero

La eterna asignatura pendiente de Málaga

La Costa del Sol está pendiente de ampliaciones y nuevas estaciones

28.10.2010 | 03:01
La estación de Guadalmansa, que presta servicio a la Costa del Sol, está en ampliación.

Suena a tópico, pero es una realidad innegable: el saneamiento integral es la gran asignatura pendiente de Málaga, una provincia que, paradójicamente, vive del turismo y que aún está lejos de poder ofrecer a residentes y visitantes el anhelado vertido cero.
La finalización del saneamiento integral, que se lleva reclamando desde hace cuatro décadas, ha conseguido poner de acuerdo en Málaga a sectores tan dispares como los empresarios y los ecologistas. Es una cuestión que sale a la palestra cada cierto tiempo y que los políticos suelen usar como arma arrojadiza. Los datos, según quien los aporte, son dispares, pero hay una verdad indudable: la corecta depuración es casi una utopía en los pueblos pequeños, municipios costeros siguen vertiendo al mar y el tratamiento terciario, ese que permite el uso del agua reciclada, luce por su ausencia en demasiados puntos. Informes elaborados por diversas instituciones hablan de que casi la mitad de los 101 municipios aún no depuran sus aguas y datos de la Junta, que ayer presentó un macroplan de inversiones en la materia, reflejan que el 48% de las localidades menores de 2.000 habitantes no depura correctamente.

Axarquía

En tierras axárquicas el caso más sangrante es el de Nerja, localidad turística que aún está a la espera de depuradora. El plan está en fase de anteproyecto y con la nueva estación se espera dar cobertura –cuando esté finalizada, para lo que es difícil poner fechas– a una población de 100.000 habitantes. Torrox, por contra, confía en poner en marcha su segunda depuradora a finales de año o principios de 2011. En Vélez están a la espera de las obras de mejora que permitirán la conducción de agua de La Viñuela y la depuradora para que se puedan usar para regadíos.

Costa del Sol

En la Costa del Sol Occidental está en ejecución en estos momentos la ampliación de la depuradora de Guadalmansa, que presta servicio a Marbella, Estepona, Istán y Benahavís y que está a un 10% de ejecución. Esta obra permitirá triplicar la capacidad de tratamiento de la estación y atender así la demanda de unos municipios que ven disparada su población en verano. En Mijas y Fuengirola la ampliación de la planta depuradora que comparten y que tiene terciario permite usar el agua para riego y cubrir la demanda. Pendiente está allí la segunda desaladora de la Costa del Sol, que suma un considerable retraso y para la que ya se están realizando reuniones técnicas.
Pendiente quedaría también una nueva planta para aliviar a la depuradora del Guadalhorce, que en teoría trataría las aguas de Torremolinos, y zonas de la capital como Churriana.

Antequera

En la comarca de Antequera, el 81% de las aguas de los ríos está «altamente contaminada, por el vertido de residuos urbanos en los caudales y el uso de abonos procedentes de la actividad agraria y ganadera». Así se desprende del informe de sostenibilidad ambiental del Observatorio de la Diputación. El caudal del Guadalhorce presenta su cuenca severamente deteriorada, y a él se une el Guadalteba y el arroyo Turón. La contaminación por el vertido de líquidos sin tratar a sus cauces, tanto de origen humano, como ganadero y agrícola. Además, de los 19 municipios que forman la comarca, nueve carecen de sistemas de saneamiento para tratar sus aguas residuales, y éstas son vertidas directamente a arroyos y ríos. De estos nueve municipios, cuatro tienes sus estaciones depuradoras en fase de licitación, y los otros cinco en estudio. Las actuaciones que se encuentran más atrasadas son las que beneficiarán a los municipios de Almargen, Sierra de Yeguas, Mollina, Cuevas de San Marcos y Villanueva del Trabuco.

Ronda

En Ronda, la puesta en marcha de la depuradora en 2007, después de más de nueve años de obras, se está solventando, en parte, el grave problema de contaminación que sufre el río Guadiaro, así como se han evitado los malos olores que desprendía el Tajo de Ronda. Sin embargo no pueden decir lo mismo la veintena de municipios que siguen vertiendo sus aguas fecales a los cauces de los ríos Guadiario y Genal, provocando importantes problemas de contaminación, sobre todo en verano cuando baja el caudal.
Desde 2005 los municipios de la cuenca del Guadiaro (Montejaque, Benaoján, Jimera de Líbar y Cortes de la Frontera) vienen reclamando la construcción de una depuradora que de de manera conjunta servicio a estos pueblos. Por otra parte, en el Valle del Genal, únicamente Parauta y Benalauría tienen depuradora, aunque las instalaciones no funcionan adecuadamente.

Valle del Guadalhorce

Los pueblos de la comarca vierten al año más de 10.000 millones de litros de aguas residuales sin depurar a ríos y arroyos. En la actualidad el único municipio que depura sus aguas en un 90% es Alhaurín de la Torre. Alhaurín el Grande y Cártama están pendientes de la construcción de sendos colectores que lleven sus aguas residuales a la depuradora de Málaga. El proyecto está adjudicado pero aún no han comenzado las obras.
Pizarra y Álora tienen un proyecto de depuradora propia en término municipal pizarreño y la obra también está licitada, pero se están realizando algunas modificaciones. Y en Coín se realiza el estudio de financiación y se está a la espera de los permisos de la Junta para la construcción de una depuradora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp