12 de noviembre de 2010
12.11.2010
Vecinos

Quejas en la calle La Unión por la urbanización de la vía

Los comerciantes consideran que Metro Málaga ha reducido el carril de circulación y se pierden aparcamientos

12.11.2010 | 06:00
Comerciantes y vecinos de La Unión explican al edil Antonio Serrano sus quejas por la reurbanización de la calle.

Comerciantes y vecinos de la calle La Unión se pusieron ayer en pie de guerra por unos bordillos. Eran los que había instalado Metro Málaga y que señalan la ampliación de la acera en esta vía, aprovechando las obras de reurbanización que se están acometiendo tras completar la construcción del túnel del suburbano. La menor anchura de la calzada y la reducción del número de aparcamientos que había antes de la obra constituyeron el grueso de sus quejas.
Santiago González, que tiene una relojería en la plaza Enrique Herrera Moll, aseguraba ayer a este periódico que estaban ampliando la acera un metro sobre lo prometido, «pasando de 3,80 a 4,80 metros para poner unos maceteros, cuando lo que queremos es que haya aparcamientos y dos carriles de circulación».
Otro de los vecinos de la zona, Miguel Ángel González, explicaba sobre unos planos del proyecto de reurbanización de la calle La Unión, que el compromiso del Ayuntamiento y de Metro Málaga era «mantener lo que había antes de las obras, con dos carriles de circulación y aparcamientos a ambos lados». Sin embargo, lo que intuyen los vecinos y comerciantes, por los primeros bordillos que delimitan la acera, es que la calzada se va a quedar más pequeña y se pierden plazas de aparcamientos al sustituir el diseño en batería por el estacionamiento en línea. «La pelota se la echan unos a otros –Ayuntamiento y Metro Málaga–, pero los perjudicados somos nosotros», asegura Miguel Ángel Santiago.
El propietario de la cerrajería Domínguez da un paso más y apunta a que la reducción de los estacionamientos «es una maniobra política del Ayuntamiento para que se compren los aparcamientos que no han vendido en la segunda planta del parking que han construido en Mortadelo». «La Unión era conocida por su comercio, pero con la obra hay 46 locales cerrados y si nos quitan los aparcamientos, nos dejarán peor», afirma Ernesto Domínguez.
Los comerciantes argumentan que no están representados por la asociación de la zona ni por la de vecinos, por lo que piden una reunión para abordar la reurbanización de La Unión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook