16 de diciembre de 2010
16.12.2010

La restauración del Caminito del Rey se iniciará en 2011 tras veinte años de espera

La Diputación asumirá íntegramente los costes del proyecto después de fracasar en el intento de obtener financiación de la Junta y Fomento. El PP acusa a la administración autonómica de abandonar la iniciativa y «marear la perdiz»

16.12.2010 | 06:00
Recreación incluida en el proyecto de rehabilitación del Caminito del Rey, situado en el Desfiladero de los Gaitanes.

Tiene nombre de tango, de verso de capa y espada. Para muchos es un activo turístico equiparable al resto de singularidades de la provincia, pero las nuevas generaciones nunca lo han visitado. El Caminito del Rey forma parte desde hace veinte años de la apatía inexcusable que a veces recorre Málaga. Son muchos los proyectos que han tratado de revitalizarlo y también los retrasos. La Diputación de Málaga refrendó ayer los primeros pasos para su restauración, lo que, sin embargo, no ha servido para animar a sus ya casi homéricos simpatizantes. El escepticismo abunda y la cronología lo avala. Dos décadas para llegar a esta gesto, la última de ellas bajo el arbitrio de la institución provincial, que se decidió en el 2000 a asumir la reconstrucción.
Esta vez parece que la iniciativa va en serio. El proyecto, adjudicado el pasado junio a la firma Ingeniería 75 cuenta con un presupuesto de 8,3 millones de euros, asumido íntegramente por la Diputación de Málaga tras los repetidos desplantes de la Junta y del Ministerio de Fomento. Las obras, en teoría, comenzarán el próximo año, por lo que el sendero podría volver a transitarse en torno a 2016, si se tiene en cuenta que la regeneración abarca un periodo de un lustro.
La fecha, a pesar de su proximidad, parece una broma de mal gusto si se confronta con los términos aportados por el primer proyecto, que suena actualmente a rancio abolengo, aunque no precisamente porque la situación haya cambiado. Las intentonas datan de 1995 y algunas de ellas han contado, incluso, con el compromiso de participación de las administraciones autonómica y central, que, finalmente, han quedado descolgadas de la rehabilitación. El propio presidente de la Diputación, Salvador Pendón, reconoció ayer que en los dos años de vida del último proyecto, que también arranca con retrasos, se ha llamado a «muchas puertas», aunque, eso sí, sin suerte. Lo más que se ha conseguido es la esperanza, expresada vagamente por Pendón, de obtener algún tipo de financiación con cargo a la Consejería de Agricultura. Nada que se pueda considerar como un éxito diplomático, especialmente si se advierte que tanto el Gobierno como la Junta están regidas por el mismo partido que impulsa la iniciativa.
A este extremo se refirió ayer el PP, que si bien celebró el avance del proyecto, lamentó la actitud de la administración autonómica «No entendemos que la Junta haya abandonado y dado la espalda a la provincia después de haber estado veinte años mareando la perdiz», señaló.
Los populares calificaron de «incomprensible» la ausencia de colaboración del Gobierno andaluz en la revitalización de un patrimonio cultural y turístico «tan importante» y pusieron en duda la pericia negociadora de la Diputación, que se hará cargo, en tres anualidades, del coste íntegro de la reforma. «No entendemos que hayan tardado tanto en sacar adelante la propuesta», reseñó el portavoz del PP en la institución provincial, Francisco Salado.
El Caminito del Rey, situado en el paraje de El Chorro, fue clausurado hace diez años después de que se produjeran los primeros accidentes, que han tenido en vilo a la comarca del Guadalhorce durante las dos últimas décadas. Desde el 2000, a pesar de que los accesos están sellados, un total de siete excursionistas, la mayoría jóvenes, han perdido la vida en el intento de recorrer la pasarela, que también deja un balance de treinta heridos en diez años.
El proyecto, diseñado por Los arquitectos Isabel Bestué y Alfonso Bermejo, plantea la recuperación de los elementos originales de la ruta. Además, incluye un orden de visitas en sentido descendente del canal de agua y accesorios de explotación turística como un museo y un centro de interpretación. Pendón quiere, además, convencer a Adif para que facilite una conexión ferroviaria a los turistas, cosa que, al igual que el resto de participaciones ajenas a la Diputación, están en el aire. La iniciativa incluye un tramo acondicionado para personas con movilidad reducida y el mantenimiento de la estética original.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp