04 de abril de 2011
04.04.2011
Memoria Histórica

La UMA extrae 400 muestras genéticas de San Rafael

El equipo ha tomado piezas dentales y huesos largos para realizar pruebas de ADN a los restos

04.04.2011 | 07:00
Los restos recuperados en San Rafael se encuentran en una sala especial de Parcemasa.

El equipo de Medicina Legal de la Universidad de Málaga que trabaja en la identificación de los restos recuperados en el cementerio de San Rafael ha extraído 400 muestras de piezas dentales y huesos largos para desarrollar las pruebas genéticas. Lo ha confirmado José Galisteo, vicepresidente de la Asociación Contra el Silencio y el Olvido y por la Memoria de Málaga, que impulso primero las exhumaciones en el camposanto y ahora promueve los trabajos de identificación, que comenzaron el pasado octubre.

Estas primeras muestras genéticas están almacenadas en un laboratorio del Departamento de Medicina Legal de la Facultad, para que los investigadores, liderados por el profesor Ignacio Santos, realizan los análisis de ADN. Para ello, se ha escogido material de piezas dentales y huesos largos, como el fémur.

La identificación de los cuerpos será muy complicada

Pero el equipo es realista, sabe que muchos restos están en muy mal estado ­–se les echaba cal para acelerar su descomposición–, por lo que no va a ser posible identificar, o al menos realizar hipótesis sobre la edad de los 2.840 cadáveres exhumados, correspondientes a fusilados en la Guerra Civil y la dictadura. Es el proyecto de identificación de mayor envergadura a nivel nacional por la cantidad de pruebas genéticas que se pretende realizar.

Los restos recuperados se encuentran en recipientes individuales ubicados en una sala acondicionada de Parcemasa. En cuanto las muestras genéticas, han sido fotografiadas y depositadas en bolsas y se almacena en un laboratorio de la Universidad. Una vez que los investigadores acaben con esta primera fase de extracción del material de los huesos, procederán a los estudios de ADN. Galisteo prefiere no hablar de calendario por la complejidad técnica de los estudios genéticos, eso sí, subraya que el proyecto se desarrolla sin interrupciones.

La recuperación de los cadáveres en San Rafael ha sido posible tras tres años y medio de exhumaciones. Un trabajo respaldado por las tres administraciones, Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Gobierno. Cuando se realicen los estudios genéticos en los huesos que estén en mejores condiciones, se compararán las muestras con el material genético (sangre y saliva) aportado por unas 370 familias de asesinados en el camposanto, que han sido recogidas por investigadores de la Universidad, con la ayuda de la asociación. «Todavía estamos avisando a familias que viven fuera para que se sometan a los análisis», asegura Carmen Molina, portavoz del colectivo.

Boceto del monolito para las víctimas
Paralelamente a los trabajos de identificación, se planifica el proyecto de construcción de un parque  de la memoria de los desaparecidos en el mismo cementerio de San Rafael.

La Asociación por la Memoria de Málaga asegura que el Ayuntamiento de la ciudad ya les ha enseñado un primer boceto del monolito que se levantará con los nombres de los fusilados en el camposanto. La idea que presentó el Consistorio es la de un panteón de mármol con forma de pirámide. Pero se van a enseñar más propuestas al colectivo.

Este monumento a las víctimas se colocará en el centro del parque, para que sea una referencia visual. El objetivo de la asociación es que cuando finalicen los trabajos de identificación, los cuerpos vuelvan al cementerio, convertido en parque. Pero prevalecerá la voluntad de las  familias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook