11 de julio de 2011
11.07.2011
El personaje de la semana

El 112 cumple una década

Rafael Gálvez, el director del servicio provincial, celebra con su equipo de emergencias una fecha tan señalada

10.07.2011 | 07:00
Rafael Gálvez posa en una de las salas de gestión de llamadas que el 112 tiene en Málaga.

El pasado 4 de julio se cumplieron diez años desde que una operadora pronunciara por primera vez «Emergencias 112 Andalucía, dígame». Desde entonces, esa presentación se ha repetido en la región más de 60 millones de veces, las mismas que los ciudadanos han marcado ese número de teléfono en una situación de apuro. Una fecha peculiar para la edad redonda de un número fácil de recordar que genera estadísticas monstruosas. Sólo en la provincia de Málaga, el 2010 se cerró con 1.120.846 llamadas atendidas que representaron el 18% del total andaluz. La media diaria alcanzó las 3.070. El objetivo no es sumar atenciones de emergencias, sino que éstas sean gestionadas con la mayor operatividad posible. Lo único que desciende es lo más importante. El tiempo de respuesta ha bajado en el último año de 3,46 a 2,52 segundos.
Los datos los aporta Rafael Gálvez, jefe de servicio de Protección Civil de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga y director del servicio provincial del 112. Un malagueño de 58 años al que le da la vida su familia, su trabajo y sus largos paseos por el paseo marítimo Antonio Machado. Enfermero, fisioterapeuta, especialista en Enfermería del Trabajo, dos master de posgrado –uno en Salud Pública que logró en La Habana y otro en Ciencias de la Salud– y toda una vida ligada a los principales hospitales de la capital, Gálvez es también funcionario por oposición desde 1981. En Carlos Haya trabajó como enfermero en la Unidad de Cuidados Intensivos, lugar en el que se trabaja cerca de la muerte a diario: «No digo que eso te curta, pero te ayuda a ver las cosas desde un prisma diferente, a ser pragmático y lo más rápido posible a la hora de dar un diagnóstico». La esencia de las emergencias.
Generoso, regala vocación y tiempo de sus brevísimas vacaciones para hablar del puesto que ocupa desde el 27 de abril del año pasado y en el que fue reafirmado por la actual delegada del Gobierno andaluz, Remedios Martel. Quiere absorberlo todo cuanto antes, y para ello ha sido capaz de aguantar todo ese tiempo estando de guardia 24 horas tras 24 horas: «Es difícil desconectar del todo». Esa intensidad le ha permitido ponerse al día y poder resumir la primera década del servicio de emergencias en la provincia, «que no ha parado de crecer». Entre los principales logros, el director provincial destaca el reconocimiento de los ciudadanos que han puntuado con un 8,57 sobre 10 la calidad del servicio. La obtención de la certificación basada en la Norma Internacional ISO 9001:2000 Sistema de Gestión de la Calidad avala tanto esfuerzo.
Sus primeras palabras sobre el 112 son para su equipo. 95 personas que reciben las llamadas –70 para Andalucía oriental y 25 para la provincia– y la docena de técnicos que se encargan gestionar las emergencias y las comunicaciones, de los que se siente enormemente orgulloso. «Su labor es sorda y ciega. Aún estoy impresionado de la estructura del servicio y de la capacidad que tienen las operadoras», dice con verdadera información. La brutal mayoría obliga a hablar en femenino, «que después me regañan». Esa cercanía con su equipo define la gestión de Gálvez, que va más allá de las paredes del 112. Durante un curso de 100 horas lectivas celebrado este año con profesionales del 112, 061, Policía Nacional, Guardia Civil, Medio Ambiente, Infoca, Policía Judicial, Obras Públicas y del Grupo de Rescate y Emergencias de Andalucía (Greas) Rafael pidió que todos fueran sin uniforme. «Debemos compartir un protocolo y, si es posible, una amistad», explica.
La razón es alcanzar el objetivo común. Que el 112 centralice las llamadas de la ciudadanía para identificar la situación y activar a los operativos necesarios para atajar las emergencias. Rafael está convencido de que en un futuro no muy lejano el 112 absorberá la totalidad de esas llamadas en beneficio de los operativos. Atrás quedaron los primeros años en los que las comunicaciones entre el 112 y el resto de operativos eran a través del teléfono. Desde 2003, los 25 organismos de la provincia integrados en el servicio están conectados «telemáticamente y en tiempo real» y han sumado 96.000 comunicaciones de este tipo. Entre ellas, la peor. La realizada el 19 de abril de 2008 poco después del accidente de tráfico en el que nueve turistas finlandeses murieron y 38 resultaron heridos, 22 de ellos de gravedad.

¿Por qué es el personaje de la semana?

Rafael Gálvez es el director provincial del 112, servicio que cumplió la semana pasado 10 años desde su puesta en funcionamiento en la región andaluza. Este malagueño de 58 años asumió el cargo el 27 de abril de 2010 y desde entonces ha estado disponible 24 horas al día. Su dedicación es absoluta hasta el punto de que en ocasiones oculta a su familia esa disponibilidad profesional. Rafael es marido, padre de cinco hijos y abuelo de cuatro nietos: «Una famila maravillosa».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp