14 de julio de 2011
14.07.2011
Investigación

Anzuelo telefónico para el falso secuestrador

La policía detiene a un hombre que pedía dinero a familias de desaparecidos potenciando la difusión de uno de ellos

13.07.2011 | 07:00

Lo buscaban en Málaga, Huelva, Sevilla, Valladolid y Murcia. Incluso la policía portuguesa preguntaba por él y su presunta implicación en delitos de estafa, receptación y falsedad. Sumaba cuatro órdenes de detención y cuatro peticiones de averiguación de domicilio y paradero. Policialmente era una «identidad fantasma» a la que sacaba punta tomando rígidas medidas de seguridad. Varios contratos telefónicos, alquileres a nombre de otras personas, cambio constante de residencia y novia formaban parte de su anonimato.

Éste se derrumbó cuando la policía le dio la vuelta a la tortilla y provocó que la abeja se acercara a la miel. Los investigadores detectaron que un hombre utilizaba los datos difundidos por los medios de comunicación para contactar con los familiares de personas desaparecidas y simular que éstas habían sido secuestradas. En concepto de rescate llegó a pedir hasta 50.000 euros.

La dificultad en seguir su rastro hizo pensar a los agentes en una opción para que el falso secuestrador fuera el que llamara a la policía. ¿Cómo? Provocando la máxima difusión a la desaparición de un joven en Marbella del que no se sabe nada desde el pasado 14 de febrero.

Teléfono

No aguantó la tentación. Poco después, este hombre tecleaba el número de teléfono que aparecía en las noticias y aseguraba que el desaparecido había sido secuestrado por una banda de ciudadanos de Europa del Este. Pidió 50.000 euros para proceder a su liberación. El rastro de la llamada llevó a los investigadores a la provincia de Huelva. Concretamente, a la localidad onubense de Sanlúcar de Guadiana, muy cerca de la frontera con Portugal, donde fue localizado junto a su actual pareja.

La operación, llevada por los agentes de la Unidad de delitos económicos y violentos (UDEV) de la Comisaría General de Policía Judicial de Marbella y Huelva, permitió saber que habitualmente usaba la identidad de otra persona que vivía en el municipio malagueño de Torremolinos y que los supuestos secuestros habían sido simulados por el detenido para obtener importantes cantidades de dinero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp