06 de agosto de 2011
06.08.2011
Obras

El puerto de San Andrés se iniciará a final de año y estará operativo en 2012

El consorcio de Marinas del Mediterráneo y GEA 21 esperan iniciar la obra en octubre, cuando logre la autorización de Puertos del Estado

06.08.2011 | 07:00
El futuro puerto deportivo triplicará la oferta de amarres de la capital, aportando 626 puntos de atraque a los poco más de 300 actuales

El futuro puerto deportivo de San Andrés está cubriendo sus últimos trámites antes del inicio de la obra. Sólo le queda obtener la autorización de Puertos del Estado para el proyecto de ejecución de la concesionaria y que ya cuenta con el visto bueno de la Autoridad Portuaria de Málaga. La intención es comenzar las obras tras el verano.

José Carlos Martín, presidente de Marinas del Mediterráneo, una de las empresas concesionarias del proyecto junto a GEA 21, explicó que ya tienen todo preparado para comenzar los trabajos en cuanto logren la autorización de Puertos del Estado. «Esperamos cumplir este trámite entre septiembre y octubre, y comenzar las obras de forma inmediata», aseguró Martín, quien explicó que para el verano de 2012 se podrá abrir una parte de las instalaciones náuticas.

El proyecto contempla la construcción de las instalaciones portuarias en el plazo máximo de dos años, aunque José Carlos Martín prevé reducir los plazos y que el puerto esté terminado para el verano de 2013. No obstante, de empezar en el último trimestre de este año, una parte entrará en servicio a mediados de 2012. Así, durante el próximo verano se podrán acoger los primeros de los más de 200 barcos que tienen solicitado uno de los 466 amarres de los que dispondrá la rada y a los que se sumarán otras 160 plazas en seco.
El presidente de Marinas del Mediterráneo se mostró muy satisfecho por la alta demanda que están teniendo para la reserva de plazas y que casi han cubierto sus previsiones de ocupar el 50% de los amarres disponibles en el agua con barcos en base, dejando el resto para embarcaciones en tránsito.

«Málaga capital tiene una flota muy hecha que ha facilitado que haya mucha demanda pese a la crisis, ya que estos barcos están amarrados en otros puertos del entorno y los propietarios prefieren tenerlos cerca de casa», afirmó Martín. De hecho, comentó que la mayoría de las peticiones provienen vecinos de la capital con sus barcos situados en los puertos deportivos de Benalmádena o Caleta de Vélez. No obstante, esperan que la cercanía con la estación María Zambrano, donde termina la línea del AVE con Madrid, sirva como atractivo para lograr un importante flujo de barcos en rotación.

El puerto deportivo de San Andrés se situará junto a la desembocadura del Guadalmedina, en unas instalaciones cedidas para su explotación, durante 35 años, al consorcio formado por Marinas del Mediterráneo y la constructora GEA 21.
Este puerto dispondrá de 626 amarres, lo que triplicará la actual disponibilidad de la capital, que entre el puerto de El Candado y el Club de Botes del Mediterráneo dispone de apenas 300 plazas.

El proyecto incluye la integración de esta infraestructura con el Auditorio, que estará situado a una cota mayor y que se conectará con la zona deportiva con un juego de rampas y figuras ladeadas que faciliten el acceso.

La draga comenzará a trabajar a finales de este año

La construcción del puerto deportivo de San Andrés aprovecha el espacio creado junto a la plataforma de El Bulto tras la construcción de un dique de defensa para proteger la playa de Huelin, justo en la desembocadura del Guadalmedina y a cargo de la Autoridad Portuaria.
El primer paso que la empresa concesionaria realizará será dragar el fondo marino para asegurar el calado suficiente para la entrada de los barcos. Esta actividad comenzará a finales de este año y le seguirá la obra de protección en el dique de Poniente. A partir de ese momento, se empezarán a instalar la primera línea de muelle y los pantalanes donde se amarrarán los barcos.

El proceso estará dividido en varias fases, de forma que pueda entrar en servicio a partir del verano de 2012, mientras se simultanea con las obras que rematen el proyecto para mediados de 2013.

La inversión rondará los 25 millones de euros y, junto a la infraestructura náutica, incluye habilitar un aparcamiento en superficie con 300 plazas, como mínimo; un edificio de 200 metros cuadrados para acoger una escuela de vela con una altura de una planta sobre la baja y otro inmueble de 2.000 metros cuadrados que formará un complejo náutico.

La dotación de equipamientos de este puerto deportivo se completará con 3.000 metros cuadrados de locales comerciales especializados en los temas relacionados con la vela, una edificación de Capitanía y Servicios con 200 metros cuadrados, instalación para el suministro de combustible y zona de varada situada a Levante, limitando con la ribera del río Guadalmedina, con un taller.
La concesionaria abonará un canon al puerto de Málaga de unos 450.000 euros anuales a cambio de la explotación. M. ferrary Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook