24 de agosto de 2011
24.08.2011
Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico

El regreso de Venus

Restauran el mosaico romano Nacimiento de Venus, datado en el siglo II y hallado en una vivienda de Cártama en 1956

24.08.2011 | 07:00
Imagen de los trabajos de restauración.

El mosaico romano Nacimiento de Venus, que está datado en el siglo II después de Cristo y tiene una gran superficie, de más de seis metros de largo por cuatro de ancho, está siendo restaurado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) para su futura exhibición en el Museo de Málaga.

Según informó ayer la Junta de Andalucía, este mosaico fue hallado en 1956 en la casa número 94 de la calle González Marín de la localidad malagueña de Cártama.

La obra representa el momento en que Afrodita, con larga cabellera y sobre una gran concha, llega empujada por el soplo de los dioses y arrastrada por los delfines a la playa de una de las islas que tradicionalmente se le dedican. Hasta ahora, el IAPH ha realizado la extracción de muestras y la confección de un mapa de daños para conocer el estado total de la obra, la eliminación de la primera capa del mortero de cemento basto, la limpieza de mortero y teselas, y la unión de piezas con resina e introducción del mortero en las juntas, fisuras y grietas del mosaico para recomponer los vacíos.

Por otra parte, la administración andaluza comunicó que el IAPH está acometiendo igualmente los trabajos previos a la restauración de la estructura arqueológica del Hipogeo Púnico, que constituye una pieza inédita dentro de los fondos del Museo de Málaga y que se incorporará al programa museológico de la futura sede del Palacio de la Aduana de la capital, actualmente en obras.

Los técnicos del instituto tienen previsto comenzar el próximo mes de septiembre la tarea de eliminación del bloque de hormigón que sirve de protección a esta tumba fenicia de forma cuadrangular, que fue hallada a finales del siglo pasado en la calle Mármoles de la capital malagueña. Ambas piezas integran un conjunto de seis obras de la colección permanente del Museo de Málaga que serán restauradas durante los próximos meses en los talleres del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

Se trata de los óleos El milagro de Santa Casilda, de José Nogales Sevilla; El quite, de Enrique Simonet, y En la puerta del cuartel, de Enrique Jaraba Jiménez, así como la escultura en madera San Francisco de Asís, de Gutiérrez León.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook