28 de octubre de 2011
28.10.2011
La Opinión de Málaga
Salud

"Abogamos por que en España se permita el vientre de alquiler"

Entrevista a Manuel Martínez Moya, director de la Unidad de Reproducción del Centro Gutenberg

28.10.2011 | 07:00
El director de la Unidad de Reproducción del Centro Gutenberg, Manuel Martínez Moya.

Los nuevos modelos sociales y familiares están dando como resultado nuevas necesidades reproductivas. El vientre de alquiler para parejas homosexuales, la congelación de ovocitos para enfermas de cáncer o para mujeres que retrasan la maternidad ante su desarrollo profesional, son algunos de los temas que se abordan en las VII Jornadas de Reproducción Humana.

Más de 150 expertos se reúnen desde ayer en Málaga en las VII Jornadas de Reproducción Humana que organiza la clínica Gutenberg y que continuarán hoy en el Instituto de Estudios Portuarios. En éstas se aborda el retraso en la maternidad, las actuales técnicas de vitrificación celular o la gestación subrogada.

¿Cuál es la realidad actual de la reproducción humana?
Pretendemos acercar la realidad científica actual de las técnicas de reproducción asistida al usuario. Es decir, hoy una chica de 22 años que no tiene pareja, que tiene que desarrollarse o promocionarse profesionalmente puede congelar ovocitos y utilizarlos cuando tenga 42. ¿Qué conseguimos? Pues un ovocito de una chica de 22 tiene muchas más posibilidades reproductivas que un ovocito de 42. Hoy esto es una realidad, pero hay que tener las cosas muy claras.

¿Qué es la vitrificación?
Es el paso del estado líquido al sólido sin pasar por la cristalización. La formación de cristales dentro de la célula es lo que puede afectar a esa célula. Es una técnica de congelación nueva. En Gutenberg llevamos trabajando con ella casi cinco años.

Hablan de nuevos modelos sociales y familiares que afectan a la reproducción...
Hay cambios en los modelos familiares actuales, parejas de homosexuales que se casan y que teóricamente tienen los mismos derechos que las parejas de heterosexuales a todo, inclusive a reproducirse. Es posible, en el caso de dos mujeres que una le ceda el óvulo a la otra y que se insemine con esperma del banco y que ese óvulo se transfiera a su pareja, con lo que una pone la biología y otra la gestación, con lo cual las dos personas pueden sentir que ese futuro hijo es compartido. O en el caso de dos hombres el problema es más complejo en nuestro país, es el tema de la subrogación uterina, lo que sería el útero de alquiler. Hay homosexuales que se van a otros países donde sí está permitido. Una vez vienen aquí tenían dificultades para inscribir a ese hijo, pero ya está solucionado a través de un decreto aprobado.

¿Aboga por que España permita el vientre de alquiler?
Sí, sí, para otros casos además como mujeres a las que le han quitado el útero. Pero yo y la sociedad española de fertilidad. La ley de 2006 sigue no aprobando la subrogación, creo que es un error y la mayoría de los profesionales también. Si se revisa la ley o entra una nueva ley estamos a favor de que la subrogación entre dentro de los preceptos legales a aprobar.

La mujer de hoy está concienciada, ¿congela sus óvulos?
Por una parte tenemos los casos de indicación médica como una chica que tenga un cáncer y necesiten darle quimio o radioterapia. Lo primero es salvar la vida y normalmente este tipo de tratamientos se cargan el ovario o dificultan si no imposibilitan el hecho de que puedan tener hijos. Previamente se puede vitrificar o congelar esos óvulos o congelar corteza ovárica. Luego cuando pasa la enfermedad se transplanta ese óvulo otra vez a la mujer o se fecundan los óvulos con semen de su pareja cuando el oncólogo lo cree preciso. Éso por una parte. Y, por otra, aunque es menos frecuente pero ya sí se está dando es la congelación por causa social, una chica con 35 años, sin pareja y con un devenir profesional impresionante. Se vitrifican sus óvulos y a los 40 decide ser madre, se descongelan y se inseminan y el embrión se transfiere con mejores resultado. Por la causa social se da muy poco, y por la médica tenemos problemas porque los oncólogos lo tienen como muy estructurado y se intenta que los tiempos sean lo más cortos posible.

¿La edad es un factor de riesgo aunque el óvulo sea joven?
No, no tiene nada que ver. Un ovocito de una mujer de 32 años si se utiliza a los 42 tiene menos posibilidades de tener un síndrome de down. El patrimonio genético es el del ovocito no el del útero. Una mujer debe tener su proyecto reproductivo completo antes de los 35 años, a partir de ahí empieza a disminuir la fertilidad y tendrá más dificultades para conseguirlo. Otro problema es el embarazo múltiple a raíz de técnicas reproductivas, cómo descender su incidencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook