21 de enero de 2012
21.01.2012
Por dañar la imagen de Málaga

De la Torre exigirá una indemnización a Art Natura

El Ayuntamiento pone en marcha el proceso para rescindir el contrato y reclamará los 6 millones de canon más daños y perjuicios

21.01.2012 | 06:00
Un policía local pasea por las instalaciones totalmente vacias de lo que debería ser el museo de las gemas, en el edificio de Tabacalera.

La junta de gobierno local del Ayuntamiento aprobó ayer, tal como estaba previsto, iniciar el procedimiento para la resolución del contrato con la entidad Royal Collections, promotora del museo de las gemas de Art Natura. La decisión se acompaña de la reclamación de una indemnización económica por daños a la imagen de la ciudad y un requerimiento para que, una vez se produzca de forma definitiva la resolución del contrato, entreguen las llaves y abandonen las instalaciones de Tabacalera, en un plazo de quince días, según dio cuenta ayer el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Aunque De la Torre ha sido el principal defensor de este proyecto frustrado, al que ha juzgado como uno de los más importante de la ciudad, señaló ayer «no tener necesidad de hacer autocrítica» por lo sucedido. Aseguró que este asunto «no puede convertirse en una tragedia porque no lo es. «Era previsible lo que ha pasado y yo lo abordo con total naturalidad y, además, le estamos dando solución», explicó.

El Ayuntamiento alega para proceder a la ruptura del contrato el incumplimiento del mismo por parte de la empresa concesionaria, Royal Collections, por «no haber iniciado la actividad expositiva y no tener intención de su cumplimiento», todo ello después de que se cumplieran el jueves los 120 días que el Consistorio dio a Royal Collections para que pusiera en marcha la actividad museística.

Indemnizaciones
Según explicó el alcalde, una vez iniciado el expediente, la empresa tendrá diez días, a partir de ser notificada, para presentar alegaciones, que posteriormente serán contestadas por el Ayuntamiento. Todo el expediente será remitido al Consejo Consultivo de Andalucía para que se pronuncie, si bien su dictamen no es vinculante. Este proceso deberá resolverse en un plazo de tres meses. A partir de ahí el Ayuntamiento acordaría la rescisión final del contrato.

Será entonces cuando, tal como ha advertido, el presidente de Royal Collections, Fulgencio Alcaraz, podrá llevar este asunto a la vía judicial.

La rescisión del contrato lleva aparejada la reclamación de la devolución del canon abonado por el Ayuntamiento durante 2007, 2008, 2009 y 2010, que hace un montante de 5.675.035,90 euros, más sus correspondientes intereses que se elevan a 646.790 euros, lo que supone un total de 6.321.826 euros.

Además, el Ayuntamiento exigirá una cantidad «no determinada» para ser resarcido de los daños, «incluidos los morales», «y perjuicios que le hayan sido irrogados con ocasión de la resolución del contrato que en este momento no está cuantificada».

En cuanto al futuro de los edificios de Tabacalera, De la Torre no quiso concretarlo, diciendo únicamente que «hay muchas posibilidades de tipo cultural o equivalente» porque «son edificios en los que caben ocupaciones y usos de gran dignidad».

«Tenemos un edificio precioso, formidable, que ya es de la ciudad, con el 70 por ciento de ellos terminados y gran parte utilizados con uso administrativo y museístico. El camino recorrido es un camino útil para la ciudad, la importancia para el Oeste de la ciudad del proyecto de Tabacalera se va a mantener», dijo.

Alcaraz responde
Royal Collections presentará alegaciones al inicio del expediente de rescisión del contrato aprobado por el Ayuntamiento, según aseguró el presidente, que tachó la decisión municipal de «absolutamente injusta».
Alcaraz rechazó el argumento municipal de que no se ha iniciado la actividad expositiva tras el plazo dado de 120 días, ya que «nosotros abrir, abrimos» el pasado miércoles. No obstante, la apertura fue fallida al no contar ni con la licencia ni con el necesario informe de Bomberos.

Por todo ello, anunció que «agotaremos absolutamente todas las vías, no sólo las administrativas», porque es un asunto «muy sucio y fraudulento». «Esto no es trigo limpio; el Ayuntamiento quiere impedir la apertura», y «hará, incluso, ilegalidades para que no podamos mostrar a los malagueños la verdad».

Respecto al plazo de 15 días, una vez que se apruebe de forma definitiva la resolución del contrato para poner a disposición del Ayuntamiento los edificios, en el mismo estado en que fueron entregados, además de su equipamiento, Alcaraz dijo que se trata de una «tontería. Están diciendo muchas majaderías y falsedades, que deberían avergonzarles», concluyó el responsable de Royal Collections.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook