13 de marzo de 2012
13.03.2012
40 Años
40 Años
Caso 'Malaya'

Reñones afirma que Gil pactó disolver su partido con Chaves y Gaspar Zarrías

El exjugador del Atlético de Madrid y exalcalde marbellí asevera que siempre hizo lo que le dijeron los técnico

13.03.2012 | 01:34

Son varios los exconcejales que han martilleado el mismo yunque tratando de que cuaje la idea de que la Junta de Andalucía y el PSOE ampararon o inspiraron la moción de censura marbellí en agosto de 2003. Ayer, como antes hicieron Isabel García Marcos y José Jaén, fue el exconcejal de Deportes Tomás Reñones quien incidió en ello. Según explicó, Jesús Gil les dijo a los ediles que iban a apoyar el golpe de timón en el Consistorio lo siguiente: «Estoy harto, quiero dejar la política, he llegado a un acuerdo con Sevilla, con el señor Chaves y con el señor Zarrías, y voy a entregar el partido, va a desaparecer y a Marbella se le van a solucionar todos los problemas y por Marbella hago desaparecer el Gil».

La disolución del Grupo Independiente Liberal debía preceder a la moción como la Ley de Reforma Política supuso la disolución de la cámara franquista en 1976.

El también exjugador del Atlético de Madrid estuvo muy vehemente en la defensa de su inocencia, y aseguró que apoyó la moción que derrocó a Julián Muñoz por «amistad» con Jesús Gil. Cuando éste lo llamó, ya se habían cerrado los primeros pactos.

Luego, pensó que si el movimiento tenía apoyos a esos niveles y, encima, contaba con los ok de Carlos Fernández (PA) e Isabel García Marcos (PSOE). «Está claro que se van a acabar todas las historias que rodeaban a Marbella porque le estaban entregando al PSOE la ciudad», precisó, para afirmar que Gil les dijo: «El PSOE os va a recoger».

«En ese momento, PA y PSOE eran Junta de Andalucía porque estaban en coalición», dijo. Y añadió: «¿Qué mejor garantía que esa?».

El también exalcalde de Marbella desde que arrancó la operación Malaya, el 29 de marzo de 2006, hasta principios de julio, cuando se constituyó la gestora, negó haber recibido cualquier pago de Roca. De hecho, consideró «absurdo» que hubiera sobres con dinero: «Ni me llega sobre, ni me lo ofrecen».

Roca justificó los pagos a los concejales en que el dinero sirvió para mantener unido al tripartito hasta las siguientes elecciones, que iban a tener lugar en mayo de 2007, lo que para Reñones «no es ni medianamente creíble».

Una aportación de 12.000 euros de Aifos la explicó asegurando que se trataba de una suma dirigida a financiar actividades municipales, como otras muchas que se destinaron para sufragar eventos de todo tipo. «Estos señores han aportado dinero para un bien de la ciudad».

Urbanismo. En relación al urbanismo, aseguró que nunca votó licencia alguna en las comisiones de gobierno, pues simplemente se seguía el criterio de los técnicos, no sólo en el área urbanística, sino en todas.

Incluso, dudó de la autenticidad de determinadas actas de las comisiones de gobierno. «Las actas que muestra usted –en referencia al fiscal– no están ni firmadas ni selladas, son meros archivos informáticos. El Ayuntamiento debería haber mandado las actas válidas, las que se enviaron a la Junta de Andalucía», precisó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine