17 de mayo de 2012
17.05.2012
Urbanismo

La oposición tacha de "saqueo" el convenio de Repsol y duda que sea legal

PSOE e IU piden su revocación "por fraudulento" y exigen una consulta al Consejo Consultivo de Andalucía sobre su legalidad

17.05.2012 | 07:00
Recreación visual de los rascacielos previstos en los suelos de Repsol.

La oposición en el Ayuntamiento de Málaga no está dispuesta a dejar pasar el nuevo convenio de Repsol y ha puesto en marcha una ofensiva a la «operación saqueo» que a su juicio ha supuesto el nuevo convenio firmado entre el Ayuntamiento y la entidad financiera NovaCaixaGalicia, propietaria del suelo.

El nuevo acuerdo establece que NovaCaixaGalicia, en lugar de la cantidad de 70.340.435 euros que quedaba por pagar, abonará esa cantidad en suelo y en los aprovechamientos urbanísticos resultantes hasta las dos terceras partes del total. Con ello el Ayuntamiento se convierte en propietario de las dos terceras partes de los suelos de Repsol.

De entrada, tanto PSOE como IU exigirán en la próxima comisión de Urbanismo la revocación del nuevo convenio, lo que chocará con las intenciones del equipo de gobierno de mantenerlo.

En segundo lugar, PSOE e IU expusieron ayer sus dudas sobre la legalidad del nuevo convenio. Por ello van a reclamar que se eleve al Consejo Consultivo para que se pronuncie sobre si se ajusta a la ley. El tercer paso de esta ofensiva será reclamar a la administración andaluza que impugne el convenio.

El viceportavoz del PSOE, el arquitecto Carlos Hernández Pezzi, no se muerde la lengua, más bien al contrario, y aseguró que nos encontramos ante una operación políticamente «fraudulenta» que «podríamos llamar operación saqueo de las arcas municipales».

Pezzi argumentó que cuando se firmó el convenio inicial el Ayuntamiento «dio unos aprovechamientos urbanísticos sobreespeculados» y ahora «aceptamos quedarnos con esos derechos pero por un importe arbitrario, que desconocemos».

El problema, según Pezzi, radica en que «el precio del suelo y el de la edificabilidad siguen descendiendo vertiginosamente y nadie puede garantizar que cuando dentro de ocho o diez años venga alguien a comprar sea equivalente al actual». Por ello, el concejal del POSE consideró que todo es «fraudulento» ya que «nos dan un suelo especulado que no se puede vender, es decir el Ayuntamiento ha permitido que nos cambien dinero en metálico por papel mojado». «No podemos recomprar nuestro propio suelo por los delirios del alcalde», sentencia, y termina acusando al Ayuntamiento de haber enriquecido a los promotores privados dos veces

IU, en la misma línea. El grupo de IU también ha puesto en marcha su artillería política contra este convenio. El viceportavoz, Eduardo Zorilla, esgrime argumentos similares. «Lo que tenemos es que los promotores no van a perder ningún dinero, ya que lo que hacen es cambiar una edificabilidad sobreelevada a precio de otro momento sin aplicar precios actuales en detrimento de la ciudad».

Zorrilla, además, criticó la paradoja que supone que el equipo de gobierno acepta una vía que rechazó de plano cuando la usó la Junta de Andalucía al aceptar el pago con solares de la deuda histórica contraída por el Gobierno central. En aquella ocasión, en una moción de pleno, fue taxativo al exigir que el débito se saldase con dinero en vez de con suelos», «pues ahora hay que exigirle lo mismo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook