11 de diciembre de 2012
11.12.2012
Sucesos

Denuncian que la N-340 no estaba iluminada durante el accidente mortal de un motorista

Varios vehículos arrollaron a un hombre que acababa de caer al asfalto tras perder el control de su motocicleta

11.12.2012 | 06:00

Un trágico accidente de tráfico acabó la pasada noche del domingo con la vida de un motorista de 48 años que fue arrollado por varios vehículos después de que perdiera el control de su moto y cayera en el carril izquierdo de la vía. Uno de los conductores implicados en el siniestro denunció ayer a La Opinión de Málaga la poca iluminación existente en el lugar en el momento del accidente, ya que según su testimonio las farolas de ese tramo estaban completamente apagadas. Los hechos ocurrieron sobre las 23.00 horas a la altura del kilómetro 3,5 de la avenida de Velázquez en sentido Málaga, donde al parecer el motorista perdió el control de su vehículo al tomar la ligera curva anterior al puente que salva el río Guadalhorce y terminó chocando con el quitamiedos de la carretera. Según informó un portavoz del sistema Emergencias 112 Andalucía, la mala suerte quiso que el cuerpo del motorista acabara deteniéndose en el carril izquierdo de la vía, donde fue arrollado consecutivamente por varios vehículos que circulaban en el mismo sentido. Miguel, uno de los conductores implicados en el accidente, aseguró ayer a este periódico que al menos fueron cuatro los vehículos que arrollaron al motorista en una carretera que en ese momento estaba completamente a oscuras. «Yo estaba en plena maniobra de adelantamiento a un autobús cuando, de repente, el cuerpo del motorista entró en el área de influencia de mis faros y me fue imposible frenar a tiempo. Ni yo ni los que venían detrás tuvimos tiempo de reacción», explicó telefónicamente Miguel, aún consternado por lo ocurrido y quien quiso destacar el hecho de que ese tramo de la MA-21, la antigua N-340, no estaba iluminada en el momento del accidente. En el momento en que vio a varias personas retirando una motocicleta de la carretera entendió todo lo que estaba sucediendo. El conductor, que realiza ese mismo trayecto todos los días al trabajar en el aeropuerto de Málaga, se pregunta una y otra vez por qué las farolas de este tramo estaban apagadas esa noche y si con las luces encendidas podrían haber visto el cuerpo del motorista. Él y el resto de implicados fueron los que avisaron a la Policía Local de Málaga, cuyos agentes se hicieron cargo del atestado. Igualmente se presentaron en el lugar la Guardia Civil, el Servicio de Emergencias Sanitarias 061 y varios operarios de mantenimiento de carreteras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine