Las necesidades suplementarias de la Gerencia de Urbanismo de hacer frente al pago de cuantiosas expropiaciones que en su día fueron valoradas muy a la baja va suponer que el consejo de administración del próximo jueves se vea obligado a aprobar la anulación de una serie de proyectos y obras para que con el dinero previsto de esas actuaci0nes se haga frente ahora al pago de las expropiaciones pendientes, por un valor de 1,8 millones de euros.

Así se dan de baja 530.000 euros del Plan de Bailén; 30.000 euros de las obras del bulevar sobre el soterramiento del tren; 223.000 euros de las obras del vial de cornisa, así como dos transferencias por un total de 300.000 euros al Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), o 12.300 euros del plan de instalación de contenedores soterrados en la calle La Unión.

Además, a ello hay que añadir la corrección de un error presupuestario dado que en 2010 se imputaron los 897. 476 euros del canon que paga el Palacio de Ferias a una partida errónea, por lo que ahora se le da de baja y se le consigna en la partida correcta correspondiente al plan de adquisición de patrimonio de suelo público.

Esto, unido a otras cantidades menores, hace que la modificación presupuestaria que se pretende aprobar el jueves ascienda a 2,7 millones de euros.

En esas otras cantidades menores hay dos especialmente curiosas. De un lado, la baja de 1,60 euros de la partida del plan de turismo sostenible para destinarla a «inversión en nuevas infraestructuras». Se trata de un dinero sobrante.

También se plantea la devolución al Ayuntamiento de 7.510 euros sobrantes del dinero destinado en 2009 al pago de las horas extras realizadas por los trabajadores de Urbanismo para presentar en las fechas previstas los proyectos financiados con el Plan Zapatero del Gobierno central y el Plan Proteja de la Junta de Andalucía.