30 de agosto de 2013
30.08.2013
Obituario

El farmacéutico del corazón de oro

30.08.2013 | 05:00
Germán Barceló en el año 2004, cuando ya jubilado colaboraba con las farmacias.

Se nos fue a los 85 años uno de los boticarios más conocidos de Málaga. Regentó farmacias, presidió Cofarán y fundó las tertulias de La Rebotica. Su sensibilidad social lo llevó además a impulsar iniciativas como Bancosol o el comedor de la calle Pulideros.

Germán Barceló, el conocido farmacéutico que fuera presidente de Cofarán e impulsor de Bancosol y de las tertulias de La Rebotica, falleció ayer a los 85 años en la Clínica El Ángel. Nacido en 1927 y tercero de 15 hermanos, Barceló sintió desde muy joven la vocación de la farmacia, inoculada seguramente en el laboratorio químico que su padre poseía en el Pasillo de Nateras –hoy avenida de Fátima–, donde hizo sus primeros pinitos laborales. Allí también comenzó a cultivar un hondo sentido de la responsabilidad social. En los años de posguerra, Germán y su familia preparaban allí carne de membrillo y polvo de batata que servían con mucho azúcar y repartían entre los más necesitados de la zona.
«Tenía la solidaridad en los genes. Era un hombre muy generoso, que se daba por completo a los demás» recordaba ayer con emoción su hermano Pablo.

Tras acabar a inicios de los 50 su doctorado de Farmacia, Germán abrió su primera botica en el Llano de la Trinidad, donde siguió demostrando una gran sensibilidad repartiendo medicamentos gratis entre los más pobres. Años más tarde, sería el impulsor del comedor social de la calle Pulideros, enclavado en el propio barrio trinitario, y del conocido Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol), creado en 1988 y del que fue vicepresidente y presidente de honor.

«Su perseverancia y su destreza le llevó a hablar con todas las grandes industrias, con los mayoristas y con los almacenes cárnicos para conseguir alimentos. Tenía las manos llenas para todos menos para él», apunta Pablo.

Barceló fue además presidente de la cooperativa Cofarán, situada primero en la calle Purificación y que luego trasladó al polígono de Trévenez, y profesor de la Universidad de Málaga. Gran aficionado a los toros y amigo de artistas del flamenco como El Tirili o Chiquito de la Calzada, también impulsó el trofeo taurino que la peña Juan Breva concede cada año a la mejor ganadería de la Feria de Málaga o las tertulias de la Rebotica, un foro de debate en el seno del Club de Opinión Farmacéutico Malagueño. Éstas últimas comenzaron a celebrase en la calle Cañón y por ellas desfilaron políticos, médicos, periodistas y artistas, con Barceló ejerciendo de moderador del debate.

En los últimos años, y sobre todo a partir de sufrir un amago de ictus hace un lustro, Barceló fue dejando la esfera pública. Su hija María del Mar continúa la tradición familiar con una farmacia en el Jardín de la Abadía y su nieta también cursa estos estudios.

La misa por Barceló se celebrará hoy a las 13.00 horas en Parcemasa. Sus restos se trasladarán posteriormente a un columbario de la capilla de La Paloma, en la plaza de San Francisco, cofradía de la que era hermano. Allí también reposan sus padres, Fernando y Victoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp