10 de noviembre de 2013
10.11.2013

Andalucía lidera la presión fiscal sobre las herencias

Muchas regiones aplican hasta un 90% de bonificaciones y en el caso de Madrid, siempre que sea en el núcleo familiar, éstas son del 99%

10.11.2013 | 05:00
Si nadie reclama una herencia se la queda el Estado.

Andalucía tiene la presión fiscal más alta del país en cuanto al Impuesto de Sucesiones y Donaciones se refiere, aunque la cosa va por comunidades y, sobre todo, por la ideología del lugar de que se trate, hay algunas zonas en las que heredar sale prácticamente gratis, según el Consejo General del Notariado.

Un ejemplo tipo sería el de un joven de 30 años que hereda de su padre 800.000 euros, incluida una vivienda de 200.000 euros: en Andalucía pagaría 164.049 euros. En Cataluña sólo 353, y en la zona intermedia estarían Galicia (55.180 euros) y Baleares (8.000).

En Andalucía, cualquiera que herede por una suma igual o inferior a 175.000 euros no tiene que pagar nada, pero si, por ejemplo, los bienes que recibe están tasados en 400.000 euros habrá de pagar a la Hacienda Autonómica 78.000 euros. Sólo tiene bonificación por los 15.980 euros iniciales. Hay otras por ser discapacitado o si el bien recibido es la casa habitual.

Las diferencias tributarias se explican también por los regímenes fiscales de cada comunidad: algunas de ellas, para evitar deslocalizaciones y fuga de grandes fortunas gravaron muy poco el Impuesto de Sucesiones, como ocurrió en Navarra y el País Vasco, pero la crisis económica frenó la tendencia iniciada por estas regiones y las sucesivas política de bonificaciones emprendida por las autonomías limítrofes.

Algunos expertos llegaron a exigir la desaparición de esta figura impositiva para dinamizar la economía, pero esas intenciones han quedado en papel mojado porque la crisis, si algo devora, es recursos públicos. No es lo mismo renunciar a una herencia en Madrid o en Cataluña.

En los últimos cinco años, las regiones españoles que han registrado un mayor crecimiento en la renuncia de herencias han sido La Rioja, Murcia y Baleares, mientras que Navarra y País Vasco son las han experimentado un menor crecimiento.

La base imponible sobre la que se aplicará el impuesto es el equivalente al valor neto de los bienes y derechos heredados. Sobre las mismas, se aplican las reducciones establecidas en función del grado de parentesco. A mayor grado de parentesco, menos tributación, dice el Consejo General del Notariado.

Madrid ha eliminado prácticamente el impuesto reduciendo la base imponible, de tal forma que aplica bonificaciones del 99% del tributo si se practican en el núcleo familiar, mientras que Castilla-La Mancha, Galicia, Valencia, Baleares y La Rioja cuentan con gratificaciones superiores al 90%.

Con el primero de los ejemplos anteriores, es decir, una persona que herede 800.000 euros en la Comunidad de Madrid, el interesado habrá de ingresar al fisco autonómico 1.586 euros y en La Rioja sólo diez euros menos.

Hay quien ve con malos ojos una excesiva presión fiscal sobre las herencias, puesto que «el difunto ya pagó muchos impuestos sobre su patrimonio mientras vivió». Es como pagar dos veces por lo mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine