17 de enero de 2014
17.01.2014
40 Años
40 Años
Educación

La fiscal no ve infracción en la actuación del San Patricio, pero aún peligra el concierto

La Fiscalía archiva la investigación por el trato al menor transexual pero la Consejería de Educación mantiene el procedimiento para retirar el convenio

17.01.2014 | 05:00
Alumnos salen de clase del colegio San Patricio.

El colegio San Patricio no ha cometido delito ni infracción al seguir considerando como niño a un alumno escolarizado en este centro que se siente niña y cuya familia exige que sea tratado como tal. La fiscal andaluza de Violencia contra la Mujer y contra la Discriminación Sexual, Flor de Torres, ha archivado la investigación abierta para determinar si existía discriminación por identidad sexual en este caso. No obstante, la Consejería de Educación continúa con el proceso iniciado para retirar el concierto al colegio, por lo que aún peligra.

Como adelantó ayer La Opinión de Málaga en su edición digital, la respuesta de la Junta a la actuación de la fiscal es mantener su firme decisión de dejar sin concierto a este centro de la Fundación Diocesana de Enseñanza de la Victoria. Fuentes de la Delegación Territorial de Educación aseguran que nada ha cambiado, aunque la fiscal no observe delito en la actuación de este colegio, ya que continúa desobedeciendo las instrucciones dadas por la Administración educativa para respetar la condición de género de este menor.

Según indicaron, el procedimiento para revisar el concierto sigue, con la creación de la denominada comisión de conciliación, como expresa la legislación vigente. En los próximos días el centro será llamado en audiencia para que se explique y dé sus argumentos. Posteriormente se analizará y hará público el informe de la Inspección Educativa, que determinará si el centro ha incumplido o no con sus obligaciones, y por último se abrirá un periodo de alegaciones.

Por su parte, el secretario técnico de la Fundación Diocesana de Enseñanza, Francisco José González Díaz, tan sólo se limitó a confirmar el archivo de la investigación. El colegio siempre ha defendido que el menor está perfectamente escolarizado e integrado con sus compañeros y que no sufre ningún tipo de discriminación. Según González Díaz, «no se ha cometido ninguna infracción, por lo que es lógico el archivo». «En el colegio existe la más absoluta normalidad», insistió ayer mientras regresaba a Málaga desde Sevilla, donde estuvo toda la mañana en la Consejería de Educación para otros temas y donde, según sus palabras, «nadie me ha dicho nada de que nos vayan a quitar el concierto».

González Díaz insiste en que, pese a la intención anunciada por la Delegación, «ni al colegio ni a la Fundación nos consta la apertura de expediente alguno en este sentido». «Si entienden que tienen que abrirlo, que lo hagan. A ver qué argumentos tienen, sobre todo ahora después del archivo por parte de la fiscal», sostiene González Díaz.

Flor de Torres considera que la actitud del colegio no constituye delito. De ahí que haya archivado la investigación que ella misma abrió en septiembre tras aceptar la identidad de este menor de siete años de edad con disforia de género. Incluso instó al colegio a promover unas actuaciones para respetar esta condición. La Delegación Territorial de Educación de la Junta, apoyándose en estas instrucciones, y solidarizándose con la familia del menor, también exigía al centro la puesta en marcha de estas medidas para evitar este presunto caso de discriminación sexual.

La Junta obligaba al San Patricio a adecuar la documentación interna del centro docente en aquellas situaciones en las que fuera necesario (listas de clase, carnet de estudiante, boletín informativo de notas), considerando el género con el que se siente identificado el alumno. También, que el profesorado se dirigiera al menor con el nombre acordado con la familia. E incluso aceptar la posibilidad de que el niño fuera a clase con el uniforme femenino.

El colegio aceptó algunas de estas exigencias. Llamaba al alumno por un nombre neutro, le permitía que fuera al baño de discapacitados para no tener que compartir el de los niños, pero, en ningún caso, admitió que pudiera asistir al colegio con falda.

Por este motivo, el consejero de Educación, Luciano Alonso, amenazó con retirar el concierto a este colegio, lo que provocó una reacción en cadena de los padres de los alumnos del centro, que se manifestaron en contra de esta decisión y, en las últimas semanas, iniciaron una campaña a favor de San Patricio en las redes sociales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp