22 de enero de 2014
22.01.2014
Tribunales

La policía local de Torremolinos acusada de atropellar a su exmarido se juega ocho años

Estaba de baja por depresión y, en una de las embestidas, pasó con el coche por encima de su expareja en el parking de una superficie comercial

22.01.2014 | 05:00
Parking en el que tuvo lugar el intento de atropello.

La Fiscalía de Málaga pide ocho años de prisión por un delito de tentativa de asesinato para una agente de la Policía Local de Torremolinos que atropelló en dos ocasiones a su exmarido y trató de hacer lo mismo una tercera vez, en la mañana del sábado 12 de enero de 2013, cuando el perjudicado había ido a comprar al Lidl que hay en la carretera de Churriana.

La Fiscalía relata en su escrito de conclusiones, al que tuvo acceso este periódico, que la acusada estaba de baja por depresión y que había iniciado el proceso de separación de su marido hacía medio año. Esa mañana, por tanto, se montó en su coche, ya que sabía que su pareja iba a ir a comprar al supermercado tras dejar a las hijas menores de ambas en las clases de tenis.

Al llegar al parking, dio varias vueltas con el automóvil y vio que su exmarido hablaba por el teléfono móvil de espaldas a ella, por lo que, siempre según la Fiscalía, «aceleró el coche e impactó contra él», de tal forma que la víctima salió disparada cayendo a varios metros del lugar de la embestida. El hecho de que estuviera distraído motivó que no pudiera apartarse, explica la acusación pública. Cuando estaba en el suelo, ella dio marcha atrás «y le pasó con las ruedas por encima».

En ese momentos, varios viandantes que había en la zona sentaron al herido en una silla y a ella, que había perdido el control del coche, la socorrieron y le quitaron las llaves, pero uno de los que los ayudaron se las volvió a dar, relata la acusación pública, al pensar que se trataba de un accidente, lo que la agente aprovechó para encender el coche y embestirlo por tercera vez, lo que no logró porque la víctima se apartó.

El hombre sufrió un traumatismo craneoencefálico, fracturas costales y erosiones, de tal forma que estuvo trece días hospitalizado y tardó 112 días en curarse. La procesada, dice la fiscal, sufre un trastorno mixto de depresión y ansiedad y otro de la personalidad que le hizo obrar «en un estado emocional en el que tenía capacidad para conocer la ilicitud de su proceder, pero tenía disminuida su capacidad de obrar». La fiscal pide que se le aplique una atenuante de alteración psíquica. La defensa, por su parte, niega los hechos. El juicio se celebra hoy en la Audiencia a partir de las 9.45 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp