01 de febrero de 2014
01.02.2014
Sustracción

Roban una pieza barroca de plata en la Catedral de Málaga

El Cabildo denuncia a la policía la desaparición de una pieza de plata del siglo XVII de la Sala Capitular que no está abierta al público

01.02.2014 | 05:00
La Capilla de los Caídos da acceso a la Sala Capitular donde se guardaba la pieza sustraída.

No se sabe quién ha sido. Ni siquiera cuándo ocurrió el robo. Sólo se tiene la certeza de que al menos falta una pieza de plata del patrimonio de la Catedral de Málaga, que estaba guardada en la Sala Capitular de la basílica y a la que se accedió sin forzar las cerraduras de la puerta ni de la verja anterior.

La Policía Nacional confirmó ayer que ha tramitado la denuncia del Cabildo de la Catedral por el robo de un «Portapaz» del siglo XVII, realizado en plata y con un trabajo de repujado sencillo. Sin embargo, la sustracción ha encendido todas las alarmas, ya que su falta fue detectada hace una semana y casi de casualidad, al comprobar que había una disposición rara en algunos elementos de esta dependencia y comprobarse la ausencia de esta pieza.

El robo de este «Portapaz» presenta además varios elementos que hacen sospechar que la persona que lo haya hecho tiene un conocimiento notable de la Catedral y su funcionamiento interno. El primer elemento es que no había indicios de que se forzaran las cerraduras de las dependencias donde se guardaba la pieza, lo que ha hecho que se detectara el robo tan tarde.

De hecho, este «Portapaz» se encontraba en la Sala Capitular que fue habilitada hace tres años en unas dependencias en la parte baja de la torre sur de la Catedral (la que no se terminó) y a la que se accede a través de una puerta en la Capilla de los Caídos. El acceso a la capilla está cerrada por una verja, que no fue forzada. Pero es que además hay que franquear la puerta de entrada a la Sala Capitular, que está realizada en madera muy gruesa y con una cerradura importante, que tampoco tenía señales de estar forzada.

Otro elemento que llama la atención de este robo es que la pieza no fue cogida al azar, ya que parece que el ladrón conocía el valor de lo que se guarda en la sala y optó por una que podía tener salida y dejó de lado otras que estaban más a mano. Además, el resto de elementos que se guardan en este espacio fue dispuesto de forma que disimulara la desaparición del «Portapaz» y se tardara en detectar.

Queda por determinar si han sustraído más elementos del patrimonio de la Catedral, para lo que es necesario una revisión a fondo del inventario y su comprobación.

Esta pieza, pese a estar realizada en plata y datar del siglo XVII, no es la más valiosa de su tipo de las que hay en la Catedral de Málaga, donde se conserva otra del siglo XVI y estilo gótico que se expone en el Museo Catedralicio y que no ha sufrido ningún daño.

Otro intento

No es la primera vez que se produce un robo en la basílica de la Encarnación. Ya ocurrió otro intento en el año 2006, que terminó con el presunto ladrón hospitalizado al herirse en los genitales con la verja de la Capilla de San Rafael, cuando intentaba saltarla para acceder a ella.

Este intento de robo se saldó con algunos daños materiales en una vidriera de las ventanas de la Catedral, por la que accedió al interior del templo por la noche, además de una urna del siglo XVII y un lucernario, del que intentó llevarse el dinero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp