02 de abril de 2014
02.04.2014
Playas

Instalan en La Malagueta un sistema pionero de salvamento acuático

El nuevo servicio reduce la peligrosidad y garantiza la acción en el menor tiempo posible

02.04.2014 | 05:00
El sistema se presentó ayer en La Malagueta.

La playa de La Malagueta de la capital es la primera en el mundo en contar con un sistema pionero de salvamento acuático, el conocido como punto naranja, que permitirá de forma sencilla a cualquier hora del día y del año el rescate de personas en riesgo.

Este nuevo servicio que ofrece el Ayuntamiento, a través del Área de Servicios Operativos, Régimen Interior y Playas, y que ha supuesto una inversión municipal de 40.158 en tres de estos dispositivos, fue presentado por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, la concejala del Área, Teresa Porras, y el gerente de Punto Naranja de Socorrismo, Antonio Barrero.

El Ayuntamiento ha instalado los tres dispositivos en la playa de La Malagueta, lo que supone que cualquier persona, sea o no profesional, tiene a su disposición un elemento de seguridad que garantiza su regreso a la orilla sano y salvo.

El punto naranja también reduce la peligrosidad al realizar salvamentos múltiples y garantiza la acción en el menor tiempo posible y sin asumir riesgos, empleando en ello registros cercanos a marcas olímpicas para esas distancias.

El objetivo principal de este nuevo sistema es disminuir el número de fallecimientos por ahogamiento en las playas, consideradas como el segundo motivo de muerte por accidente en España. Además, garantiza el mínimo esfuerzo en las tareas de rescate, lo que redunda en un incremento en la probabilidad de salvar la vida a la persona accidentada cuando ésta necesita que le sean practicados ejercicios de resucitación cardiopulmonar (RCP) cuyo éxito depende directamente del estado de fatiga del socorrista. Cada dispositivo cuenta con un alcance de actuación de 400 metros aproximadamente.

El punto naranja se estructura con una base de hormigón que alberga en su interior un arnés de socorrismo cosido a una eslinga –elemento que permite enganchar una carga a un gancho– de más de 300 metros enrollada en una bobina, la cual se recoge mediante un motor eléctrico accionado desde el agua o desde el mismo punto.

Este sistema, que se probó en septiembre en esta misma playa, ha sido validado y apoyado por los principales expertos en socorrismo del país y probado con resultados satisfactorios. Ofrece información que será transmitida vía aplicación de móvil. Los sensores registran la información y la distribuyen a los usuarios mediante la aplicación del Ayuntamiento Playas de Málaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook