11 de mayo de 2014
11.05.2014
Vía ferratas

El camino hacia un nuevo turismo

La Comarca Nororiental de Málaga se ha convertido en el territorio que acumula el mayor número de vías con certificado de calidad de toda España

10.05.2014 | 21:17
Vía ferrata del Hondonero de Villanueva del Rosario con una dificultad baja.

La Comarca Nororiental de Málaga se ha convertido en el territorio que acumula el mayor número de vías ferratas de escalada con certificado de calidad de toda España. Una nueva forma de conocer la montaña que consiste en atravesarla a través de diversos elementos como escalones metálicos de apoyo, tirolinas y puentes que sirven al deportista para avanzar por el paraje vertical. Un deporte que, a nivel personal, une la adrenalina del riesgo, el disfrute de la naturaleza y la necesidad de superación, y a nivel económico abre nuevas posibilidades de negocio del, ahora tan de moda, turismo activo.

Así lo han reconocido en los municipios malagueños del interior con impresionantes áreas de montaña como Archidona, Cuevas de San Marcos, Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco que desde hace unos meses, y gracias a la labor del Grupo de Desarrollo Rural Nororma, cuentan con las primeras cuatro vías ferratas de Andalucía que han logrado superar las pruebas técnicas para su certificado de calidad elaborado por la empresa ARP Prevención.

Este distintivo, como informan los técnicos de Nororma, marca la diferencia con respecto a otras rutas de este tipo que existen en la provincia y, especialmente, garantiza la seguridad de cara a los usuarios. Hay un atestado de control del mismo que certifica que las instalaciones cumplen con las distintas normativas de seguridad aplicables a los equipos de alpinismo y escalada, estructuras de deportes en altura y a las relativas a la resistencia en cables de acero, entre otros.

Este nuevo parque de vías ferratas de la Comarca Nororiental se ha ejecutado como un proyecto dentro del Plan de Competitividad de la Sierra Norte de Málaga financiado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la Consejería de Turismo y la Diputación de Málaga. «Las vías ferratas son un reclamo perfecto para el segmento de interior y turismo activo de la provincia, dado que conjugan el atractivo paisajístico con el deporte y tienen grados de dificultad diferentes que las convierten en un reto factible para la inmensa mayoría de los usuarios», manifiesta el diputado provincial de Turismo y Promoción del Territorio, Jacobo Florido, que destaca la famosa Chilam Balam de Villanueva del Rosario, una de las vías más difíciles del mundo.

La iniciativa ha supuesto además la proliferación de empresas dedicadas al turismo y la naturaleza en esta zona, como el caso de Pindongos. Esta marca la forman un grupo de jóvenes que desde noviembre del pasado año decidieron emprender un negocio relacionado con el turismo activo, después de llevar años como aficionados en el club comarcal «La cabra tira al monte».

De este modo, grupos de unas cinco personas, procedentes de toda Andalucía, se adentran en plena naturaleza y enseñan a los turistas cómo ascender por la montaña. Según uno de los gerentes de la empresa, Javier Luque, el perfil del turista es especialmente de jóvenes de entre 20 y 45 años que quieren iniciarse en este tipo de deportes y contratan cursos de iniciación.

Además, también cada vez hay más turistas que son aficionados al turismo de naturaleza y eligen las vías ferratas para conocer estos entornos. «Hay bastante demanda sin duda y eso tiene su parte buena porque la gente comienza a conocer este tipo de actividades pero también la parte mala porque con una clase no sabes ya andar por estas zonas», explica.

El empresario reconoce que esté tipo de turismo de naturaleza está de moda, sobre todo en estos meses primaverales, y destaca el valor de los entornos de esta zona de la provincia. «El certificado de calidad es un plus a la hora de hacer este tipo de deportes donde lo primero siempre es la seguridad, no es un paseo por el campo pero sí es cierto que este tipo de circuitos favorecen que las personas con poca experiencia puedan acceder a lugares de gran belleza natural a los que no podrían llegar sin estas herramientas», asegura. A nivel más profesional, hay muchos deportistas que utilizan las vías ferratas para iniciarse en la escalada. Así, la Sociedad Excursionista de Málaga organiza en determinadas épocas del año cursos de iniciación.

A pesar de su aparente facilidad se requiere de un material específico, saber utilizarlo y valorar el riesgo en cada paso. Para ello, estas empresas, así como los grupos de desarrollo, han conseguido con estos certificados de calidad hacer unas fichas que reconocen la dificultad y las características del terreno por el que se desarrolla la vía.

De las cuatros vías catalogadas dos tienen una dificultad naranja o media (Falla del Camorro en Cuevas de San Marcos y Sierra de Gracia de Archidona), una roja o alta (Fuente de los 101 Caños de Villanueva del Trabuco) y una baja (El Chorro del Hondonero de Villanueva del Rosario) y van de los 100 a los 150 metros de longitud. El desnivel del terreno es lo que marca especialmente el grado de complicación del circuito que va, en este caso, entre los 50 y 110 metros de desnivel.

Son datos imprescindibles que no se dan en todas las vías ya que la regulación en este tipo de infraestructuras naturales es inexistente. Es por ello que empresarios y profesionales del sector exigen que estos certificados de calidad sean obligatorios en todas las vías ferratas o se cree una normativa que regule su funcionamiento.

A estas cuatro vías ferratas de la comarca del Nororma hay que añadir una quinta, llamada Sierra de San Jorge y localizada en Villanueva del Trabuco, que se puso en servicio en 2009 dentro de la primera anualidad del plan provincial. La última inversión en estas vías ha sido de 40.000 euros. «El objetivo que perseguimos no es otro que aumentar el potencial turístico de la comarca y contribuir al auge del segmento de aventura y activo que tanto aporta a las cifras de la industria», afirma el diputado.

Los clubes de escalada reconocen que en el interior de la provincia han proliferado en los últimos años el número de vías ferratas y destacan, además de las de la zona de Nororma, las puestas en marcha en la serranía de Ronda. La última, de las nueve vías que tiene esta zona, se abrió en octubre de 2012 en el conocido como circuito de Gaucín.

Así, el interior de la provincia, un verdadero paraíso para los escaladores, se descubre ahora a través de estas vías ferratas que muestran el camino a todos los amantes de la naturaleza.

Los profesionales advierten del peligro de estas rutas

El informe elaborado por la empresa ARP Prevención en las cuatro nuevas vías ferratas de la Comarca Nororiental certifica que las instalaciones cumplen con las distintas normativas de seguridad aplicables a los equipos de alpinismo y escalada, estructuras de deportes en altura y a las relativas a la resistencia en cables de acero. Aún así los profesionales de este tipo de deporte insisten en que a pesar de su aparente facilidad, hacer vías ferratas requiere de un material específico, saber usarlo y también valorar el riesgo de cada caso. Incluso, en caso de algún incidente, es necesario saber cómo resolverlo y salir del apuro sin agravar la situación. Entre los materiales, que las empresas organizadoras suelen adjuntar, son necesarios el casco, arnés de seguridad, cuerda, cintas disipadoras, guantes, cortadores y ropa y calzado cómodo. También pueden consultar la web sociedadexcursionistademalaga.org o empresas como pindongos.com.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

12 de diciembre

Inscríbete gratis al Málaga City Hub

Málaga Cityhub es una cita para dar con las claves para prosperar en materia de formación, innovación, emprendimiento o energía en la ciudad

 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp