13 de mayo de 2014
13.05.2014
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
110.238
Fallecidos:
10.003
Recuperados:
26.743
Mundo:
Casos:
936.297
Fallecidos:
47.250
Recuperados:
194.585
Actualizado: 02-04-20 11:52h
Factura

Emasa cambia otra vez la tarifa del agua

El consumo mínimo permitido aumentará a los 134 litros por persona y día, sin recargo ni aumento alguno

13.05.2014 | 05:00
Las protestas por las nuevas tarifas de Emasa se han venido produciendo constantemente.

­Una importante movilización ciudadana alentada por los grupos de la oposición municipal ha logrado dejar prácticamente sin efectos la subida encubierta que el nuevo sistema de tarifación del agua, que entró en vigor en noviembre de 2013, había supuesto, especialmente para los hogares de uno o dos residentes. La nueva tarifación del agua ha supuesto subidas para un 25% de los usuarios por encima del 30%.

El rechazo a esta subida fue secundado por las casi 37.000 firmas que presentó el pasado marzo la Iniciativa Ciudadana Contra el Tarifazo del Agua.

En estos seis meses de protesta ciudadana, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha ido realizando modificaciones a la tarifa en la línea de lo pedido por los ciudadanos. Finalmente, ayer el Ayuntamiento y la empresa municipal de aguas Emasa anunciaron que el consejo de administración de la empresa aprobará en su reunión de mañana miércoles una nueva modificación que permitirá aumentar de los 116 hasta los 133 litros diarios por persona y día (4 metros cúbicos mensuales) el techo para no pagar más en la factura. De esta manera el alcalde, tal como anunció a finales de marzo, cede y modifica dicho sistema aumentando el número de litros que serán bonificados, en lo que supone una corrección del nuevo sistema y, especialmente, del primer trato, que queda prácticamente anulado.

El nuevo cambio significará en la práctica que cualquier ciudadano podrá consumir hasta 133 litros por día sin que tenga que pagar ni un euro más de lo que pagaba hasta noviembre pasado cuando estaba en vigor la antigua tarifa.

Este cambio afectará, según las cuentas de Emasa, a unas 4.000 personas que residen en viviendas de uno o dos habitantes y tendrán un un coste de unos 200.000 euros, señaló el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, quien precisó que, tras su aprobación mañana, estas compensaciones se incluirán en el próximo recibo.

Los cambios del alcalde

Desde que se puso en marcha el nuevo sistema de tarifa y desde que comenzó la movilización contra esa tarifa, el alcalde ha modificado ya en tres ocasiones el sistema por la vía de aumentar el número de litros considerados como de consumo responsable. Así cuando el sistema se puso en marcha, la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) anunció que el tope máximo de consumo responsable en Málaga era de 112 litros por persona y día. Apenas un mes después se produjo la primera modificación al anunciar el alcalde que el tope se subía a 116 y sólo varios días después, el 5 de febrero, en el transcurso de un pleno extraordinario, hizo una nueva concesión al señalar que el tope se pondría en 120 o 125 litros por persona y día. Mes y medio después, en marzo, Francisco de la Torre anunció su compromiso de aumentar hasta un mínimo 134 litros, propuesta que aprobará mañana Emasa.

Al anunciar ayer este nuevo cambio, el concejal Raúl Jiménez indicó que «se trata una medida muy positiva», ya que si con el nuevo sistema tarifario y las compensaciones aprobadas el pasado febrero «todas las viviendas de más de cuatro habitantes estaban beneficiadas, ahora prácticamente todas van a tener una factura al menos igual que la anterior o, incluso, inferior».

Jiménez añadió que «hemos visto que somos capaces de aumentar la compensación a cuatro metros cúbicos para que las viviendas de uno o dos habitantes no se vean perjudicadas». Aunque el alcalde vinculó un aumento del límite de litros consumido con un aumento de la recaudación de Emasa, el concejal de Medio Ambiente significó ayer que «los datos de facturación de Emasa de los tres primeros meses del año son negativos» en comparación con 2013, pero «hemos optado por incrementar ese límite».

Bajada de precio del agua

El concejal no descartó incluso aumentar más aún esa compensación, al señalar que «Emasa es una empresa pública que no tiene que dar beneficios», por lo que «todo lo que se recaude irá destinado a la gestión del ciclo integral del agua y si tenemos margen para bajar las tarifas, las bajaremos. El objetivo es que sea lo más barata posible, siempre que las cuentas lo permitan», concluyó.

El alcalde fue mas allá ayer y señaló que está estudiando la posibilidad de bajar directamente los precios del agua, en lugar de bonificar el consumo. Explicó que contempla esa posibilidad, si aumenta sus ingresos y, una vez, eso sí, que tuviera la seguridad de que éstos son estables. A su juicio esto sería una mejor opción que seguir aumentando los litros a bonificar por un consumo moderado.

«Si las cuentas lo permitieran y hubiera un resultado positivo, abordaríamos, incluso, una reducción de precios de la tarifa, para demostrar así que nunca Emasa, en contra de lo que pretendió Emasesa –la empresa pública de aguas de Sevilla– gobernando PSOE e IU, ha querido que hubiera excedentes».

En el caso de que se diera ese excedente, se llevaría a cabo una reducción proporcional de los precios en cada uno de los bloques tarifarios, «del 0,5, del uno, del dos por ciento...», de modo que no existiera esa cantidad, explicó a Europa Press el regidor.

El PSOE cree que es insuficiente

 La portavoz socialista en el Ayuntamiento, María Gámez, aseguró ayer que el anuncio de un nuevo aumento de los litros mensuales compensados por bajo consumo  demuestra que el sistema tarifario es «injusto e insolidario» con los habitantes de la capital. «¿Dónde está la supuesta justicia que defendía el alcalde, Francisco de la Torre, con el nuevo sistema de tarifación del agua si la propia Emasa reconoce implícitamente el perjuicio de haberlo puesto en marcha?», se preguntó Gámez, que criticó que los baremos establecidos con los nuevos precios de la empresa municipal «siguen sin tener en cuenta las circunstancias de precariedad económica por las que pasan muchos malagueños».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook