01 de julio de 2014
01.07.2014
Aniversario

Una vida por y para la cultura desde El Pimpi

La tertulia Los Lunes de El Pimpi rindió ayer homenaje al fundador de las bodegas, Paco Campos, con motivo de su 80 cumpleaños

01.07.2014 | 00:23
Paco Campos, junto a parte de los participantes en el acto.

Al acto, en el que intervinieron representantes de la cultura, asistieron unas 100 personas

­La tertulia Los Lunes de El Pimpi, que dirige el poeta y académico José Infante, rindió ayer un homenaje a uno de los fundadores de las míticas bodegas, Paco Campos, con motivo de su 80 cumpleaños. De este modo, se reconocía su labor como mecenas y benefactor de la cultura y las tradiciones populares malagueñas desde hace más de cuarenta años, dado que el próximo 4 de agosto se cumplirá justamente el 43 aniversario de la apertura de El Pimpi.

Campos llegó poco antes a Málaga junto a su socio Pepe Cobos buscando un local donde establecer un negocio. El destino les llevó hasta las puertas de uno de los rincones de más solera y tradición de la capital: la antigua caballeriza del Palacio de Buenavista, que también había sido convento de clausura, tablao flamenco, cabaret, sala de fiestas, refugio de artistas y bohemios. Y lo convirtieron en El Pimpi.

Paco Campos nació en Córdoba en abril de 1934. Es el más pequeños de los nueve hijos que tuvieron Domingo Campos del Santo y María Teresa Espinosa Urbano. Desde muy joven trabajó en las bodegas Campos, que su padre había fundado en 1908, en la calle Lineros, en el corazón de la Córdoba antigua, sobre un conjunto de casas antiguas, algunas de ellas del siglo XVII. Ya en Málaga, Paco Campos trajo hasta aquí algo del espíritu de aquellas bodegas y con su trabajo y generosidad consiguió dotar a El Pimpi de la personalidad que le ha convertido en uno de los lugares más emblemáticos de Málaga, lugar de peregrinaje de todos los que llegan a Málaga desde todas las partes del mundo.

El destino hizo que el mismo verano de su fundación, la popular poetisa Gloria Fuertes creara las tertulias Los Viernes de Gloria, que Paco Campos protegió y patrocinó. Fue un hecho determinante y una de las razones que ha hecho de El Pimpi un lugar de reunión, de diálogo y de intercambio. Desde entonces, al tiempo que El Pimpi se convertía en una popular bodega, se han reunido en sus salones tertulias de todo tipo, literarias, musicales, poéticas, de amigos de Córdoba, de amigos de las tradiciones malagueñas, gastronómicas, de pintores, de flamencos, sede del Círculo de Bellas Artes, de escritores amigos de Málaga... hasta de los Cursos de Verano de la UMA.

En la tertulia de ayer, a la que acudieron unas cien personas, intervinieron representantes del mundo cultural malagueño como Maribel Calero, Manuel del Campo, Jacinto Esteban, David Delfín, Fernando Núñez, Francisco Ruiz Noguera y Pablo García Baena. El homenajeado afirmó estar muy contento por el reconocimiento y recordó la larga trayectoria de encuentros en El Pimpi para hablar de cultura. Además, dijo alegrarse mucho de que el establecimiento sea considerado «una institución».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp