13 de julio de 2014
13.07.2014
La máquina del tiempo

Antiguos cines de verano malagueños

13.07.2014 | 05:00
Antiguos cines de verano malagueños

Los cines de verano malagueños estaban muy vinculados en su esencia y estructura a los orígenes del cinematógrafo en nuestra ciudad. Debido al buen tiempo imperante podían instalarse desde mayo hasta incluso octubre, por lo que fueron muy abundantes.

Desde sus comienzos, las primitivas salas eran simples barracas al aire libre. Al principio, normalmente las instalaban empresarios extranjeros, quienes iban como feriantes por todas las ciudades.

Las características principales de estos cines de verano eran que sólo programaban filmes de reestreno, en programas dobles, y que utilizaban sus salas para verbenas y fiestas flamencas.

En los años veinte, hubo tal proliferación de cines de verano en la ciudad que en una sesión del Ayuntamiento de 1923 aparece reflejada la siguiente polémica: «Manifestaciones del señor. Pogonoski sobre la conveniencia de establecer cines al aire libre. Se dio lectura a una solicitud de los empresarios de los Teatros Cervantes, Vital Aza y cinematógrafos Cinema Concert, Pascualini y Victoria Eugenia pidiendo se denieguen las instancias pendientes para establecer cines al aire libre. El señor Pogonoski dijo: que los solicitantes parten de una base errónea puesto que pueden llevar también sus aparatos a los sitios que consideren más convenientes para establecer cines al aire libre y que a su juicio debe darse la mayor facilidad al público para que pueda asistir a esos espectáculos. El Ayuntamiento acordó estar a lo resuelto con anterioridad sobre este particular».

Los dueños de las salas estables en los años veinte se vieron afectados por esta proliferación de cines de verano, ya que veían mermada la asistencia de público. Sin embargo, esta situación continuó y algunas empresas optaron por disponer de dos salones, uno de verano y otro de invierno. Éste es el caso de los cines Cinema España (en Huelin), Imperial Cinema (en el Palo), Duque, Capitol, Royal, Cayri Cinema, Monumental (en Ciudad Jardín) y Real Cinema. Una forma de no perder un público que se podía desplazar a otras salas más frescas.

Cine Las Delicias

En los años cuarenta siguieron inaugurándose cines de verano. El Teatro-Cine Jardín, en calle Martínez, se abrió al público en junio de 1944. Por su céntrico emplazamiento estuvo muy concurrido, pero sólo permaneció ese verano. En el camino de Antequera fue inaugurado en junio de 1945 el cine Florida con el filme Dos mujeres y un amor. Su precio: butaca, 2 peseta, y niños 1 peseta. Esta sala permaneció abierta durante algunos años. Otro de los cines de verano abierto al final de este período fue el Pedregalejo Cinema, concretamente en agosto de 1946. Esta situado en la avenida Juan Sebastián El Cano, 21

El cine Las Delicias estaba situado en la calle Marqués de Valdecañas, número 4. Su propietario era el empresario Emilio López. Se inauguró el 30 de mayo de 1929, insertando este anuncio en El Cronista: «Cine Las Delicias. Lugar de encanto. Temperatura ideal. Inauguración hoy miércoles, víspera del Santísimo Corpus Christie, con el estreno de la grandiosa superproducción en 8 partes, La tragedia del Circo Royal, y otra cómica en dos partes. Sesión continua de 9 a 1. Sillas, 0,30. Plantas, flores, música y ambigú».

Sin duda, fue el más famoso cine de verano que ha tenido Málaga. Normalmente permanecía abierto desde junio hasta finales de septiembre o principios de octubre, pero en los años cuarenta también presentó esporádicamente veladas de boxeo en invierno.

En 1932 implantaron el sonoro. Ya el 14 de junio El Popular anunciaba: «Cine Las Delicias. Sistema sonoro ´Universal Electric´. Máxima perfección del sonido. Inauguración el domingo 19 de junio». En el mismo diario del día 19 de junio leemos este anuncio: «Cine Las Delicias. Sonoro al aire libre. Inauguración de la temporada hoy domingo con el siguiente programa: Sinfonía española; Desconcierto matrimonial (en español, muy cómica) y la superproducción ´Fox´ El conquistador, por María Monis (triunfadora en Del mismo barro) y Víctor McLaglen, totalmente hablada y con canciones en español».

Parece que al comienzo de la Guerra Civil el cine permanecía abierto. Así lo vemos en un anuncio publicado en El Popular del 29 de julio de 1936: «He recibido la visita de don Pedro Borti Prats, dueño del cine Las Delicias, dándose cuenta de la organización de las dos funciones de cine para los días 30 y 31 del actual...»

Meses después se cerró, pues, al parecer: «el referido cinematógrafo fue destrozado durante el período de la guerra, y la suspensión del mismo fue por dicha causa».

La reapertura tuvo lugar en junio de 1940, continuando unos años más. En 1942 no se proyectaron ninguna película en todo el verano. Hubo boxeo en abril y en mayo, y luego en noviembre y diciembre. Durante los meses de verano actuaron Juanito Valderrama y Manolo Caracol en ´Galas de Andalucía 1942´ Asimismo, acogió diversos programas flamencos verbenas, e incluso un circo el 20 de junio.

En el verano de 1943 solamente se presentaron veladas de boxeo, espectáculos flamencos, etc. Los precios eran: sillas, 6 pesetas; general, 3 pesetas. Fue el último año que permaneció abierto este cine; en su solar construyeron después un garaje homónimo que aún sigue abierto.

Nuevos cines de verano

Desde primeros de siglo hasta los años 20-30, los cines de verano se solían instalar en el Parque, Muelle de Heredia, Pasillo de Santo Domingo, Pedregalejo, etc. Pero los nuevos cines de verano elegirían los barrios para su explotación comercial. Comenzaron a inaugurarse a mediados de los cincuenta, y algunos de ellos llegaron hasta la década de los noventa. Sabemos que a finales de los años setenta se contabilizaban en Málaga hasta cerca de treinta cines de verano. Ver cuadro adjunto .

Como decíamos, podemos comprobar cómo proliferaron a lo largo de los años, y fueron muchos los que llegaron a funcionar al mismo tiempo: desde 1955 a 1994 hubo 30 cines de verano. Su desaparición ha sido lenta pero progresiva, de tal forma que en la actualidad no existe ninguno. El último en cerrar fue el cine Altamira, en 1994. Situado en la avenida. de Capuchinos, fue inaugurado en 1990, en el mismo emplazamiento que antes ocupó el cine La Fuente.

Las causas de la desaparición de estos locales parecen claras. Por un lado, la televisión y el vídeo han cubierto las necesidades de los ciudadanos sin tener que desplazarse de sus hogares. Por otro, la juventud dispone hoy de otros medios de diversión: discotecas, pubs, conciertos, etc.

Sin embargo, el Ayuntamiento desde 1988 retomó la idea de los antiguos cines de verano programando una serie de películas, de forma gratuita, en el recinto Eduardo Ocón; ampliándolo después, a partir de 1996, a los barrios malagueños: Campanillas, Churriana, Cruz de Humilladero, Puerto de la Torre, El Palo, Jardín de Málaga y Parque del Oeste. Se presentaba con el lema «El cine de verano en tu barrio».

Hoy, en 2014, continúa con el enunciado ´Cine Abierto, del 27 de junio al 14 de agosto, proyectando exhibiciones cinematográficas en los siguientes espacios: Cine Albéniz, Playas de la Misericordia, de la Malagueta, Misericordia, El Dedo (El Palo); Parque del Cine, San Miguel, Del Oeste y Muelle Uno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

12 de diciembre

Inscríbete gratis al Málaga City Hub

Málaga Cityhub es una cita para dar con las claves para prosperar en materia de formación, innovación, emprendimiento o energía en la ciudad

 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp