29 de julio de 2014
29.07.2014
Sucesos

Una piel de oso, entre el botín incautado por agentes medioambientales

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Junta de Andalucía ha realizado más de 53.000 actuaciones en la provincia en lo que va de año

29.07.2014 | 00:23
José Luis Ruiz Espejo y Javier Carnero junto con los agentes de Medio Ambiente, ayer.

Una piel de oso con cabeza y garras, cinco cornamentas de corzo y tres de ciervo. Esta es solo una ínfima parte del «botín» incautado por los agentes medioambientales en una finca del noreste de la provincia. En el primer semestre del año los agentes han realizado más de 53.000 actuaciones.

Los datos fueron presentados ayer por el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y el delegado territorial de Medio Ambiente, Javier Carnero, acompañados por varios agentes medioambientales de la provincia.

La mayor parte del total de los servicios prestados fueron en materia de prevención y vigilancia de incendios forestales, con 33.250 actuaciones, seguida de servicios de vigilancia en montes y espacios públicos, con 2.343. En cuanto a actas de denuncias, se han realizado unas 291.
Entre las intervenciones más destacadas se encuentran la incautación de una piel de oso con garras y cabeza, cinco cabezas de corzo, tres de ciervo y 28 fringílidos (jilgueros, verderones), efectuada en una finca a raíz de una operación contra cebos envenenados en Archidona, Villanueva del Trabuco y Loja.

Otra acción fue la detención de cinco personas que sustraían pollos de águila real. En todas ellas se han efectuado las correspondientes denuncias.

También se lleva a cabo un plan de gestión cinegética con el fin de erradicar la caza furtiva, mediante el que se sancionó a dos personas que practicaban la caza de noche y sin autorización. Además, se identificó a 12 cazadores que portaban nueve escopetas y dos rifles realizando una batida ilegal de muflones y jabalíes y a varias personas que hacían uso de armas en zonas de seguridad como carreteras o en las vías del AVE. En todos estos casos se realizaron las correspondientes denuncias.

Carnero se refirió a los incendios forestales acaecidos este verano, de los que «ninguno fue importante porque se quedaron en conato», según señaló, y alabó la labor de los agentes en la vigilancia de los montes: «Son nuestros ojos, manos y pies en un territorio amplio y difícil».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook