01 de agosto de 2014
01.08.2014
La Opinión de Málaga
Urbanismo

La plaza de Camas tendrá dos pérgolas y más espacios con vegetación

Los vecinos muestran su satisfacción por las reformas planteadas por el Ayuntamiento, que podrían estar terminadas en Navidad

01.08.2014 | 20:32
Recreación de cómo quedará la Plaza de Camas tras la remodelación

El Ayuntamiento de Málaga ha atendido todas y cada una de las peticiones realizadas por los vecinos y comerciantes del Centro y reformará la plaza de Camas a su gusto, haciéndola más habitable y eliminando la imagen desértica e inhóspita que presenta en la actualidad. Arquitectos de Urbanismo se han encargado de diseñar las mejoras, "haciendo uso de una gran creatividad e imaginación", destaca el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares. Las líneas de actuación propuestas pretenden dar respuesta a planteamientos ciudadanos, aumentando el confort de la zona, añadiendo mejoras estéticas, como dos grandes pérgolas y más espacios con vegetación.

Pomares insiste en que no hay que olvidar que la de Camas es una plaza sobre un aparcamiento subterráneo, con las complicaciones técnicas que esta circunstancia conlleva. En todo caso, según sus palabras, el Ayuntamiento se propone mejorar las condiciones que debe reunir este espacio público creando espacios de sombra, zonas de estancia, seguridad y versatilidad. "Queremos que los malagueños pasen, y reunir las condiciones necesarias para invitarles a que se queden en la plaza y la disfruten", añade.

Entre las propuestas presentadas a los vecinos en una reunión celebrada este viernes por la tarde en la sede de Urbanismo, destaca la introducción de dos grandes pérgolas que soporten vegetación en su cubierta (tipo enredadera) a la vez que alberguen zonas de bancos bajo las mismas. Una estará situada en la calle Marqués, a unos cuatro metros de los edificios, y la otra irá paralela al Pasillo de Santa Isabel. Según Pomares, el Ayuntamiento estudiará la posibilidad de incluir sistemas de agua nebulizada para mitigar las altas temperaturas en los meses de verano.

Del mismo modo, la propuesta municipal, que ha causado una gran satisfacción entre los residentes de la zona, como destaca Ester Ramírez, presidenta de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, también prevé la ampliación de espacios vegetales, mediante la creación de taludes inclinados que permitan la plantación de flores y arbustos que duplican la presencia de elementos verdes en el espacio central. Asimismo se sustituirán los árboles existentes por ejemplares del mayor tamaño posible.

El parque infantil será aumentado. Se incorporará una fuente de agua potable y más bancos. Del mismo modo, como pedían los vecinos, el Ayuntamiento suprimirá el casetón que servía de extracción de humos del parking. "Hemos logrado hacerlo de forma muy imaginativa y económica", señala Pomares. Con la reforma planteada, este respiradero quedará a ras de suelo. Del mismo modo, se sustituirá el color naranja de las salidas del aparcamiento por otro más neutro e integrado en el entorno.

Este nuevo diseño ha correspondido fundamentalmente a los arquitectos municipales Javier Pérez de la Fuente y Juan Antonio Marín. A partir de ahora, una vez que estas soluciones han sido consensuadas con los vecinos, el Ayuntamiento tendrá que redactar el proyecto y posteriormente sacarlo a concurso. Como muy pronto, las obras podrán comenzar a final de septiembre y según los cálculos del concejal, estarán terminadas en Navidad "o como muy tarde en los primeros días de enero".

Los vecinos están muy contentos con las propuestas. De hecho, pudieron ver varias recreaciones de cómo quedará la plaza en el futuro. Además, aprecian el espíritu de consenso demostrado esta vez por el Ayuntamiento y el interés por "importunar lo menos posible a unos residentes que están bastante hartos ya de soportar molestias por culpa de las obras", recuerda Ester Ramírez.

En este sentido, el concejal de Urbanismo explica que se harán las obras mínimas, ya que la gran mayoría de los elementos que se instalarán serán prefabricados y "vendrán sólo para ser montados". "Esto también nos permite garantizar que la reforma supondrá un bajo costo", insiste, aunque aún estaría por definir. Del mismo modo, Pomares vuelve a mostrar su convencimiento de que el Ayuntamiento no perderá la aportación de fondos Europeos, en concreto el 80% de la financiación, un total de 656.000 euros, de los 82.000 euros que ha costado una plaza que no ha gustado a nadie, "pero que no está terminada ni recepcionada, y en la que vamos a corregir los errores cometidos", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook