01 de septiembre de 2014
01.09.2014
Economía

Los malagueños pagan una media de 59 € más por recibo del IBI que antes de la crisis

El incremento del valor catastral de las propiedades, que se ha incrementado un 67,6%, y la actualización de los coeficientes explican este incremento

01.09.2014 | 05:00
Edificios en una zona residencial de Málaga.

Los malagueños pagan 59 euros más de media en el recibo del IBI de la ciudad desde que se inició la crisis en 2008, lo que supone un incremento del 20,4% en el desembolso anual que tienen que afrontar por este impuesto, según los datos obtenidos de la Dirección General del Catastro y los presupuestos municipales.

El incremento en la factura se ha disparado en la capital en los últimos años, cuando se terminaron las bonificaciones que legalmente podía aplicar el Ayuntamiento de Málaga para paliar la subida del valor catastral de las viviendas.

De hecho, una mirada a la evolución de los ingresos por IBI muestra cómo entre 2008 y 2011 la recaudación se incrementó en 11,3 millones de euros, pasando de 110,8 a 112,1 millones de euros recibidos por este concepto. En cambio, entre 2012 y 2014 el Ayuntamiento esperaba ingresar 22,2 millones de euros más, alcanzando los 134,3 millones de euros previstos para este ejercicio.

Este incremento de los ingresos tiene un reflejo en lo que tiene que abonar cada malagueño en concepto de IBI. La factura media (incluyendo el urbano y el rústico) ha pasado de 288,3 euros en 2008 a los 347,3 euros que se calculan para 2013, último dato disponible al ser un ejercicio cerrado.

Esos 59 euros de diferencia salen del bolsillo de los malagueños, que tienen que compensar así la diferencia de valor catastral de sus viviendas en los últimos seis años, en los que la actualización del catastro se ha incrementado en un 67,6%.

Razones para la subida

La subida del 20,4% de la factura media del IBI se explica por varias razones, aunque la principal es la actualización del valor catastral de las viviendas. Hay que tener en cuenta que en 2008 había 349.569 propiedades censadas por la Dirección General del Catastro, que estaban valoradas en 13.903 millones de euros.

Ocho años después el número de propiedades inmobiliarias había crecido notablemente, según iban terminando las promociones en obras, situando esta cifra en 380.862. Esto supone casi un 9% más de propiedades en la ciudad. Sin embargo, la evolución del valor catastral ha sido mucho más rápida, alcanzando en el mismo periodo los 23.293 millones de euros, un 67,6% más.
El reflejo en los ingresos del Ayuntamiento, ya que hay más recibos tramitados y con una base líquida sobre la que calcular el importe de la factura mucho mayor.

Entre 2008 y 2012 el Ayuntamiento de Málaga aplicó las bonificaciones que le permite la ley, lo que significó no subir el coeficiente municipal para el cálculo de los recibos. Esto supuso que en esos cuatro años dejase de ingresar unos 110 millones de euros por las subidas no cobradas.

A partir de ese año ha habido un proceso de actualización del IBI que ha supuesto una subida efectiva en la factura. De forma paralela, se ha incrementado las bonificaciones, que se aplicaron a unos 8.000 hogares de las 386.800 propiedades registradas.

Junto al incremento de la factura del IBI hay que contemplar otro elemento, como es la relación entre el cobro de este impuesto y el Producto Interior Bruto (PIB), con idea de calcular la presión fiscal.

Los datos, que sólo se disponen a nivel regional, muestran una subida de la presión fiscal que ronda el 53% en siete años, al pasar la factura del IBI de representar el 0,97% del PIB andaluz en 2008 hasta el 1,49% del PIB en 2012, último año sobre el que la Dirección General del Catastro cuenta con este cálculo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp