18 de octubre de 2014
18.10.2014
Salud

Carlos Haya participa en una ensayo con células madre contra la ELA

El trabajo, que se lleva a cabo conjuntamente con hospitales de Sevilla y de Córdoba, ya ha mostrado en Málaga resultados esperanzadores

18.10.2014 | 20:42
El jefe del Servicio de Neurología de los hospitales universitarios Regional y Clínico de Málaga, Óscar Fernández.

Las células madre son protagonistas de un ensayo clínico pionero que se desarrolla en Andalucía en busca de un tratamiento para la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad grave que afecta a las neuronas motoras del ser humano y que, en la actualidad, no tiene cura.

La ELA provoca que los impulsos cerebrales que se transmiten a los músculos para poder moverse fallen y, si esto ocurre, el enfermo comienza a experimentar síntomas tales como atrofia muscular, dificultad para hablar, para tragar y finalmente para respirar.

El ensayo, que tiene una duración de un año, se está llevando a cabo a través de un protocolo pionero por el Hospital Regional de Málaga, el Hospital Reina Sofía de Córdoba y, en Sevilla, los hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío, que van a tratar a unos cuarenta pacientes, diez por centro.

El jefe del Servicio de Neurología de los hospitales universitarios Regional y Clínico de Málaga, Óscar Fernández, ha explicado a Efe que el ensayo consiste en "poner a los pacientes células madre de las denominadas mesenquimales", que se encuentran en el cuerpo para reparar cuando hay una lesión o una herida.

Fernández ha declarado que existe la posibilidad de fabricar con "facilidad" estas células que se obtienen del tejido graso, a través de una liposucción o por una pequeña intervención plástica, las cuales, posteriormente, se "siembran y cultivan", consiguiendo multiplicarlas hasta tener unos cien millones.

"Ya hemos tratado al primer paciente en este hospital y ha tolerado muy bien el procedimiento y estamos todos esperanzados de que esto pueda ser el comienzo de pasar de una enfermedad que no tiene nada, a que dentro de unos años, se tengan tratamientos eficaces", ha añadido.

Ha manifestado que la ELA es la enfermedad "más dramática" que se puede diagnosticar y que ahora se encuentra de "moda" a raíz de una campaña solidaria en la que la gente se lanza cubos de agua helada.

El doctor ha afirmado que se ha "puesto de relieve una enfermedad que casi no se conocía por parte del público en general", pero que se remonta a hace 150 años cuando fue descrita por el médico francés Jean Martin Charcot.

Ha destacado que "no hay un perfil definido" de personas a las que les afecta la enfermedad, únicamente que suelen ser jóvenes o de edad media, y que a día de hoy hay unos 400 pacientes diagnosticados en Andalucía.

Fernández ha hecho referencia al caso del científico Stephen Hawking, que sobrevive a la ELA desde los 21 años y que se le reconoce universalmente por aparecer en una silla de ruedas y comunicarse a través de un ordenador.

Ha aclarado que la mayoría de casos no son como el de Hawking, ya que alcanzar el diagnóstico de la enfermedad no es complicado pero una vez llegados a él, su pronóstico suele ser "fatal" pues no existe cura y su supervivencia media es de tres a cuatro años.

En la actualidad no existe un tratamiento que combata la ELA, según Fernández, no se conocen las causas de la enfermedad y por ello se desconoce una cura, salvo un fármaco denominado "Riluzol" que actúa bloqueando la sustancia denominada glutamato, que retrasa su progresión y alarga la vida del paciente unos meses.

Ha hecho hincapié en que se necesita "un tratamiento decente" para tratar esta enfermedad y para ello hay que emplear todas las posibilidades que se tengan.

"Estamos buscando nuevas formas de tratarlo, nuevos tipos de células y vías de administración, y la que tenga más éxito será la que en un futuro se sostenga, esperamos que alguna de ellas sea el comienzo de una etapa más positiva de esta enfermedad", ha concluido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook