28 de octubre de 2014
28.10.2014
Lagunillas

Victoria Kent, el homenaje pendiente

María Gámez pidió varias iniciativas para recuperar su memoria, entre ellas que el IML publique sus obras hoy dispersas, un concurso de ideas para un monumento y que el futuro centro social de la calle lleve su nombre

28.10.2014 | 05:00
Gámez con José Baena y varios colectivos en el parque donde se levantaba la casa natal de Victoria Kent.

José Baena, de 84 años, abre el pequeño álbum de fotos y muestra una fotografía de los años 30 del siglo pasado. Entre el grupo de personas hay un anciano con bastón. «Era José O´Kean, el padre de Victoria Kent. En ese grupo no puede estar su hija Victoria porque la foto se hizo cuando ya estaba exiliada», cuenta.

La abuela materna de José Baena era prima hermana de Victoria Kent y la encargada de llevar a diario a su prima pequeña a la escuela de la Normal.

Ayer José, que además es sobrino nieto del constructor y cofrade José Baena Gómez, se reencontró con los recuerdos familiares de la mano del grupo municipal socialista, que quiso reivindicar la figura de Victoria Kent, la primera abogada colegiada de España (en 1924), además de directora de Prisiones durante la II República, diputada y defensora de los derechos de la mujer.

El acto tuvo lugar en los jardines de Miguel de los Reyes en Lagunillas, donde se encontraba el número 17 de la calle, casa en la que en 1892 vino al mundo Victoria Kent Siano.

La portavoz del grupo municipal socialista, María Gámez, delante de un gran adhesivo con el lema Aquí nació Victoria Kent, recordó que la malagueña fue «una mujer que se adelantó a su época y Málaga no le ha dado el lugar que se merece». Aunque Gámez señaló que existe una calle, «un poco perdida en el callejero» dedicada a Kent, así como una estación de tren, a su juicio queda mucho por hacer para reconocer su aportación en campos tan distintos como los derechos de los reclusos, los derechos de la mujer o su labor en el nacimiento de la Constitución de 1931.

Por este motivo, en primer lugar reclamó que en el lugar donde nació, hoy los jardines de Lagunillas, «se le haga un reconocimiento a su figura, de la mano de un concurso de ideas que puede ser un busto, una cerámica o cualquier punto de reflexión para acordarnos de su origen y de su figura».

También hizo referencia a su «obra dispersa e inalcanzable», como el libro Cuatro años en París sobre su exilio en la capital francesa, a la que llegó enviada por el gobierno republicano para que se encargara de las evacuaciones de niños. María Gámez también mencionó sus artículos y discursos y propuso que toda esta obra dispersa pueda publicarse por el Instituto Municipal del Libro, «para el disfrute y el estudio de quien tenga interés en ella».

Por último, reclamó que el futuro centro social, formativo o cultural previsto para Lagunillas según el Pepri Centro, lleve el nombre de Victoria Kent, «para que sea un instrumento formativo más para una barriada con un índice de pobreza y exclusión social muy llamativo».

Acompañaron a María Gámez colectivos de Lagunillas y también relacionados con la labor de Victoria Kent: Asociación de Mujeres Feministas Tomando Partido; Plataforma Violencia Cero; Marea Violeta; Forum de Política Feminista; Cruz Roja; departamento de Derecho Penal de la Universidad; Centro de Salud Victoria; Sociedad Federada de Personas Sordas de Málaga y la Asociación de Mujeres Sordas de Málaga.

José Baena pidió por último que los restos de Victoria Kent, que murió en Nueva York en 1987, puedan descansar algún día en Málaga, su ciudad natal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook