13 de noviembre de 2014
13.11.2014
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
182.816
Fallecidos:
19.130
Recuperados:
74.797
Mundo:
Casos:
2.084.744
Fallecidos:
134.685
Recuperados:
515.475
Actualizado: 16-04-20 12:08h
Obras

La peatonalización de Molina Lario ahoga a taxistas y autobuses turísticos

Las obras dejan sin espacio para trabajar a estos colectivos, que reclaman zonas para estacionar sus vehículos y desarrollar su actividad – Los empresarios de autobuses buscan una alternativa en las calles que rodean el Ayuntamiento

13.11.2014 | 05:00
Las obras de peatonalización han reducido el espacio para taxis, autobuses turísticos, coches de caballo y carga y descarga de mercancías.

La peatonalización de las calles del entorno de la Catedral –Molina Lario y Postigo de los Abades– está poniendo a los taxistas y autobuses turísticos en una situación muy difícil. Las obras han desplazado su actividad fuera del entorno del Centro y se están quedando sin espacio para estacionar y hacer la carga y descarga.

La eliminación del tráfico de Postigo de los Abades ha desplazado el movimiento de autobuses turísticos, que cargaban y descargaban a los visitantes junto a la Catedral, fuera del Centro. Y no ha gustado nada. Diego Moral, representante de la Asociación Profesional del Transporte de Málaga (Apetam), explica que ya están recibiendo las quejas de los touropeadores por la lejanía de los actuales estacionamientos destinados a descargar a los turistas, fundamentalmente de cruceros.

El Ayuntamiento ha habilitado dos plazas en la avenida Cervantes para esta actividad, algo que Apetam considera insuficiente. El resto de plazas disponibles están demasiado alejadas del Centro. «Vienen muchos turistas mayores y no puedes dejar a un visitante de 75 años a 900 metros del Centro», insiste Diego Moral, quien reconoció que las conversaciones con el Ayuntamiento van por buen camino para buscar alternativas. Las calles del entorno del Ayuntamiento, como Guillén Sotelo, se han convertido en la opción preferida. Están a un paso del Centro por la cuesta del Pintor Nogales y cerca del ascensor de la Alcazaba. Sin embargo, todavía hay que resolver la falta de espacio para la maniobra de los autobuses, debido a la estrechez de la calle y los aparcamientos que hay a ambos lados de la vía.

El Paseo de los Curas, la plaza de la Merced, la calle Córdoba o las zonas aledañas a la plaza de La Marina son las otras alternativas planteadas por Apetam para que los autobuses turísticos realicen sus operaciones de carga y descarga de pasajeros. Diego Moral recuerda que un crucero puede mover de 60 a 70 autobuses con turistas «y no queremos que se vayan de la ciudad y elijan otra excursión por este problema».

El colectivo de los taxistas de Málaga no termina tampoco de estar de acuerdo con la organización de la obra de peatonalización del entorno de la Catedral. Tienen menos espacio que la clásica parada del Hotel AC Málaga Palacio. Las obras han reducido de forma considerable el espacio y ya no caben tantos «en una zona fundamental para nosotros», apunta el presidente de Aumat, José Maté, quien subraya que «no se cubre bien el servicio y se necesitan más opciones mientras duren las obras».

El presidente de Taxi Unión, Francisco Soria, mostró también su disgusto por la reducción de la parada de esta zona y apuntó que se han quitado estacionamientos «que luego no han sido ocupados por la obra».

De cara al futuro, pese a la peatonalización de la calle Molina Lario y Postigo de los Abades, ambos colectivos insisten en que se debe mantener la parada del Málaga Palacio «sí o sí, porque sino es así, nos movilizaremos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook