25 de diciembre de 2014
25.12.2014
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
110.238
Fallecidos:
10.003
Recuperados:
26.743
Mundo:
Casos:
1.016.424
Fallecidos:
53.240
Recuperados:
213.140
Actualizado: 03-04-20 08:47h
Balance económico y perspectivas

Málaga espera la salida de la crisis con los primeros síntomas de reactivación

El 2014 cierra con un subida del 1,7% del PIB, un esperanzador repunte de empresas y un nuevo techo de autónomos – El paro sigue en niveles críticos pero abandona los números máximos de la crisis El 2015 traerá un crecimiento del 2% en la provincia

25.12.2014 | 05:00
Málaga espera la salida de la crisis con los primeros síntomas de reactivación

El año 2014 no ha servido desgraciadamente para que Málaga abandone la crisis económica aunque la provincia sí ha conseguido al menos rebajar los niveles máximos de paro registrados en ejercicios anteriores y lograr un esperanzador repunte de empresas. Lo ha hecho con un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en torno al 1,7% y con algunas buenas noticias como una nueva subida de las exportaciones, que este año marcarán en Málaga un nuevo récord con un montante total superior a los 1.500 millones de euros. En cualquier caso, la provincia mantiene un tasa de paro superior al 30% y un total de 195.672 malagueños apuntados a las listas del desempleo. El paro se ha reducido en más de 9.000 personas en los últimos doce meses. El número de ocupados es ahora mismo de 510.471, casi 18.500 más que hace un año. Sin embargo, la situación continúa siendo muy complicada. El empleo generado durante el año ha sido abrumadoramente temporal y muy ligado, como sucede siempre, al devenir de la campaña turística.

El año 2015 se presenta con buenas perspectivas y con un crecimiento previsto del 2% del PIB pero los malagueños están ávidos de que las previsiones comiencen a percibirse de forma clara en la microeconomía y, por supuesto, en el empleo. La crisis se ha llevado ya por delante a más de 12.500 empresas malagueñas –las cifras son de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM)– pero hay también datos que invitan al optimismo. Y es que la Málaga de los emprendedores está generando continuamente nuevos negocios que compensan en parte a los que han cerrado. Según la Seguridad Social, Málaga tiene ahora mismo más de 54.000 sociedades dadas de alta en el Régimen General, unas 2.000 por encima de las que había a estas alturas del pasado año. La cifra es la mejor desde el ejercicio de 2008. Además, en lo que va de año se han generado ya 3.649 nuevas sociedades mercantiles, un 3,3%, más que en 2013. En cuanto a los autónomos, Málaga ha vuelto a recuperar durante este 2014 los niveles previos a la crisis, rompiendo incluso en estos últimos meses del ejercicio su techo histórico, con casi 102.300 personas dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Los efectos de la tarifa plana para autónomos puesta en marcha por el Gobierno –50 euros al mes los primeros seis meses– y el hecho de que muchos desempleados sigan optando por recapitalizar el paro para montar un negocio ante la falta de perspectivas laborales son las claves del repunte. Desde inicios de 2014, el RETA en Málaga ha ganado cerca de 5.000 cotizantes.

¿Cuál es el gran obstáculo para todas estas iniciativas emprendedores? Aparte de un consumo que todavía está en horas bajas, tanto empresarios como economistas coinciden en que la falta de crédito bancario es ahora mismo el principal elemento que entorpece y ralentiza la salida de la crisis. Los bancos lo niegan pero los datos son innegables: el volumen de crédito vivo al sector privado en Málaga (33.357 millones de euros, según los últimos datos del Banco de España) ha vuelto a caer 1.000 millones en el último trimestre y acumula un descenso de más del 30% desde los máximos de 2008. Hay más crédito, sí, pero éste sólo llega de forma selectiva. En concreto, los bancos están apostando por las empresas de mediano tamaño con canales asentados de comercio exterior. En cambio, las pymes y los emprendedores siguen teniendo muchas dificultades de acceso.

Por sectores, el turismo ha sido de nuevo el sector que ha salvado la economía, en un ejercicio donde Málaga batirá además su récord de pernoctaciones hoteleras (17,4 millones). La construcción ha vuelto a vivir un año de penurias aunque las compras de viviendas a cargo de extranjeros hayan maquillado el ejercicio. El comercio tradicional sigue subsistiendo en una coyuntura de consumo muy bajo y afronta el final del año con la incógnita de saber qué pasará con los entre 400 y 800 comercios de renta antigua cuyos contratos expiran este 31 de diciembre.

En cuanto a la agricultura, los datos han sido buenos. El olivar y los subtropicales son los dos grandes segmentos que han tirado del campo y que han permitido cerrar el ejercicio con 683,3 millones de euros de facturación y un incremento del 10% en la producción final agraria.

Quien ha atravesado un 2014 complicado ha sido el sector tecnológico. El nivel de contrataciones atraviesa su momento más bajo desde 2007, según el Observatorio Argos de la Junta de Andalucía. Quienes peor lo están pasando son las firmas locales, según constatan desde el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) de Málaga. Lo más probable es que, por primera vez en sus 22 años de historia, el PTA cierre 2014 sin crecimiento en número de empresas. Y ya veremos qué ocurre con el empleo. El PTA culminó el ejercicio de 2013 con 620 empresas instaladas, más de 14.600 trabajadores y 1.576 millones de euros de facturación conjunta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook