23 de junio de 2015
23.06.2015
Municipal

El Ayuntamiento compra 15 viviendas para familias en riesgo de exclusión social

A través del Plan FRES, el consistorio pretende ayudar a personas procedentes de desahucios y otras situaciones de emergencia – La inversión ha sido de 750.000 euros

23.06.2015 | 13:45

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Instituto Municipal de la Vivienda, adquiere 15 viviendas que serán destinadas de forma inmediata a familias en riesgo de exclusión dentro del Plan FRES, mediante alquiler social.

Este segundo Plan Especial de Compra de Viviendas que ha impulsado el Consistorio malagueño, con una inversión de 750.000 euros, se ha dedicado a la compra de inmuebles que debían tener como mínimo dos dormitorios, cocina, baño y salón, así como ser accesibles. Tanto las viviendas como las zonas comunes del edificio debían estar en buen estado de conservación, habitabilidad y accesibilidad. Los 15 pisos están distribuidos en diversas zonas de la ciudad (Centro, Bailén-Miraflores y Palma-Palmilla), son en su mayoría de particulares, y tienen un precio que oscila entre 25.000 y 60.000 euros.

Las propuestas de viviendas recibidas han sido valoradas y revisadas por una mesa de contratación que ha comprobado el estado así como el cumplimiento de los requisitos establecidos y, tras la propuesta de este órgano, se está procediendo a adjudicar la compra. Una vez adquiridos los inmuebles por parte de la administración municipal, se destinarán al Plan FRES, que posibilita que familias en riesgo de exclusión social accedan a una casa. En concreto, se ofrecerán en régimen de alquiler social, con una mensualidad entre 100 y 150 euros.

Así, se sigue dando respuesta a las familias malagueñas atendidas a través del Plan FRES cuyo perfil de destinatarios son aquellas que proceden de desahucios y ejecuciones hipotecarias de viviendas privadas, entre otras circunstancias de emergencia.

Estas acciones ponen de relieve la especial sensibilidad del Consistorio malagueño, como ha destacado el edil de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, hacia las familias que poseen mínimos recursos para poder acceder a una vivienda digna, así como su compromiso por atender la numerosa demanda de vivienda que actualmente tiene nuestra ciudad y que se canaliza a través del Registro Municipal de Demandantes.

En 2014 el Ayuntamiento de Málaga ya impulsó este novedoso mecanismo: el primer plan de compra de pisos para aumentar el parque inmobiliario municipal y destinarlo a familias con necesidades urgentes. En total, el Consistorio ha invertido en esta iniciativa, a través de los 2 planes, cerca de 1,5 millones de euros, y se han adquirido 32 casas.

A través de este programa, el Ayuntamiento de Málaga busca apoyar a familias necesitadas y propicia el acceso a una vivienda digna en régimen de alquiler social.

El Consistorio de Málaga viene desarrollando esta línea de acción, primero mediante las mesas de trabajo municipales creadas para atender a estos colectivos antes de que entrara en funcionamiento el Plan FRES y, posteriormente, a través de dicha iniciativa creada al efecto y que se aprobó en pleno a finales de 2011.

Mediante estos mecanismos, el Ayuntamiento ha adjudicado en este período 326 vpo para familias malagueñas con necesidad urgente de vivienda, gestionadas por el IMV. Se trata de viviendas protegidas en régimen de alquiler, posibilitando una renta asequible para los destinatarios. El perfil de los beneficiarios de este Plan, en cuanto a situación económica, son generalmente familias con ingresos inferiores a 1 IPREM (7.430 euros al año).

Cabe señalar que en el origen de la problemática de acceso a una vivienda de estas familias se encuentran casos de aquellas procedentes de desahucios hipotecarios o desahucios por impago de alquiler; o que han estado viviendo de alquiler pero han tenido que dejar la casa por no poder pagar la renta, y en su mayoría han acudido a casas familiares donde habitan en situación de hacinamiento; personas mayores de 65 años que no tienen red familiar de apoyo y que con sus pensiones (la mayoría no contributivas) no pueden afrontar un alquiler; y familias con miembros con discapacidad de diversa índole o víctimas de violencia de género (mayoritariamente porque no pueden pagar el alquiler).

En cuanto a la adjudicación, cada uno de los casos es analizado en el Comité de Valoración, que aglutina a las áreas de Derechos Sociales, Igualdad, Accesibilidad y al propio IMV. En dicho órgano se valora la dificultad, la emergencia de estas familias y la gravedad de su situación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine