11 de febrero de 2017
11.02.2017
Málaga solidaria

Una oportunidad para mantenernos en este mundo

11.02.2017 | 05:00

Soy Mohamed Bourakkadi y quiero hablar de la situación de los jóvenes que salen de los centros de menores al cumplir la mayoría de edad.

Llegué a Algeciras con 12 años a finales de 2005 en el techo de un camión de carga procedente de Tánger. Tras pasar por varios centros de menores y al acabar la tutela estuve casi cuatro meses viviendo en la calle y otros cuatro en un albergue municipal. Después pude ubicarme en 2010 en un piso de acogida en Málaga gestionado por Prodiversa donde me ayudaron a conseguir la autorización para trabajar.

En primer lugar, me gustaría reivindicar el permiso de trabajo para que los jóvenes puedan encontrar un empleo a partir de los 18 años. Sin autorización para trabajar es difícil conseguir que una empresa te contrate. Tenerla nos da la posibilidad de luchar. Creo que algo falla en el sistema cuando los chicos salen de los centros de menores sin tener esta documentación.

En segundo lugar, creo fundamental que tengan un techo bajo el que puedan comer y dormir porque la mayoría no tiene nada cuando se acaba su estancia en los centros. Se ven en la calle. Hay que buscar alternativas porque el desamparo lleva a algunos a cometer errores y los que no son conscientes acaban teniendo problemas con la justicia.

Para los jóvenes como yo el permiso de trabajo es como un sueño. Por eso pido a quien competa que estudie los casos de los chicos que salen de los centros de protección de menores. Si quieren su integración en la sociedad deberían darles la oportunidad de poder optar a un empleo. Creo que si se quiere se puede y nos pueden ayudar.

Ahora tengo 25 años. He estado trabajando como cocinero todo el verano y espero empezar de nuevo a principios de mayo o junio. Estudié de primero a cuarto de ESO. Participé en un curso de cocina organizado por Málaga Acoge y ahora vivo en uno de los pisos de acogida de esta asociación junto a otras tres personas. Si no fuera por Málaga Acoge y otras oenegés no sé qué sería de nosotros.

Les digo a los jóvenes que están en los centros de menores que se informen todo lo que puedan antes de cumplir la mayoría de edad y que pidan ayuda a las onegés .

Lo que he vivido y lo que siento lo cuento a ritmo de rap. Hago rap reivindicativo para expresar las cosas que me preocupan: Que los jóvenes ex tutelados somos personas y queremos un trabajo digno. Que no queremos vivir en la calle, sino esforzarnos para tener una vida mejor y un empleo para mantenernos en este mundo.

*Bourakkadi es residente en uno de los pisos de acogida de Málaga Acoge

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp