14 de febrero de 2017
14.02.2017
Vivienda

Los vecinos de la calle Lanuza viven con miedo, atrapados bajo un techo que se cae

El PSOE presentó ayer un ruego a la comisión de Urbanismo pidiendo respuestas y una mayor cobertura para las familias

14.02.2017 | 05:00
Una parte de los pisos de la calle Lanuza y la avenida Barcelona están alquilados por personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad y reciben ayudas por parte del Instituto Municipal de Vivienda para poder pagar sus mensualidades.

Tras siete años esperando un hogar, la suerte de Dolores Carmona y de sus dos pequeños parecía haber cambiado hace aproximadamente un año cuando se mudaron al número 3 de la calle Lanuza. El Instituto Municipal de Vivienda se haría cargo de una parte de los gastos y la joven malagueña plasmó, sin dudar, su firma en un contrato de alquiler de tres años.

Sin embargo, hace tres meses esta malagueña comenzó a ver como la que era su casa empezaba a desvanecerse. «Los techos están agrietados, cae agua del techo del baño y las pareces están verdes de la humedad», se queja al tiempo que confiesa la salud de su hija, de seis años de edad, se resiente debido al frío que se respira en la vivienda. Carmona vive bajo un techo que se cae y del que no puede salir al igual que los vecinos de los edificios colindantes pertenecientes a la calle Lanuza y la avenida Barcelona. En la zona, casi un 50% de los vecinos se encuentran en situación de vulnerabilidad y reciben ayudas municipales y subvenciones procedentes de los servicios sociales.

Dolores Carmona está sola y no tiene trabajo. Cada mes tiene que hacer frente a los gastos de la luz y paga 120 euros de mensualidad. «También está la ropa de los niños y su comida», cuenta y pide una solución al Ayuntamiento que no llega. «Me veo viviendo aquí y asustada porque se puede hundir el techo», dice y añade: «Esto podría ser la muerte para mí y para mis hijos. Yo no puedo estar aquí». Hace unos meses el Ayuntamiento apuntaló algunas estancias de los hogares, sin embargo, según los vecinos, el Consistorio está a la espera de un informe de Urbanismo para poder ofrecerles una solución.

Ayer, la concejala del PSOE Estefanía Martín, acudió a visitar algunas de las viviendas de la zona. « Hace tres meses se apuntalaron las viviendas y nadie les da solución, nadie les dice nada y la mayoría no tienen una nómina que les permita conseguir otra vivienda en alquiler», dice la edil, que presentó ante la comisión de Urbanismo un ruego para que se ponga, de forma inmediata, una solución para estas familias. «No tienen respuesta, están recibiendo una ayuda municipal y no les dan cobertura», sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp